Las emociones en la novela histórica: ¿cómo tratarlas?

por | Dic 15, 2021 | Consejos para escritores, Novela histórica, Uncategorized

Ah, pero ¿hay secretos en esto de escribir? ¿No era cuestión de abandonarse en brazos de la inspiración? Y ¿qué pintan las emociones en la novela histórica?

Cómo tratas las emociones en la novela histórica

Los habrá que piensen que las emociones en la novela histórica son un extra. Una pincelada en alguna trama secundaria, pero nada más. Erróneamente, podemos tener la idea preconcebida de que el éxito del género histórico entre los lectores se debe a su precisa documentación, a los sucesos históricos contados fielmente, o a la destreza del escritor a la hora de relatar la vida de personajes que marcaron un momento transcendental en nuestro pasado. ¿Lo creéis así? ¿De verdad pensáis que la novela histórica triunfa por eso?

Pues en parte sí, pero no es el trozo más grande del pastel. Siguiendo con la analogía de la tarta; si dividiéramos la novela histórica en porciones, según la capacidad de atrapar al lector que tiene cada una, las emociones en la novela histórica ocuparían más de la mitad del pastel. No exagero. La documentación, la fidelidad histórica, conocer y reflejar a los personajes reales con exactitud son rasgos fundamentales, pero sin emociones en la novela histórica, lo que tendremos con todo eso será más bien un ensayo (ojo, que puede ser muy bueno), pero no una novela histórica de ficción que haga que hordas enloquecidas de lectores se amontonen a las puertas de la librería a comprar ese libro.

Entonces, pongámonos a ello sin dilación.

¿Por qué nos gustan tanto las novelas que nos emocionan?

¿Por qué nos gustan tanto las novelas que nos emocionan?

No es ningún secreto que todo ser humano, por insensible que parezca, tiene su corazoncito, capaz de empatizar con los demás (a menos que sufra una psicopatía y no le dé más uso que el estrictamente necesario para bombear sangre). Es a ese fiel músculo que nos mantiene con vida, a quien queremos llegar con el despliegue de emociones en la novela histórica. No hay libro más recordado que aquel que hizo que algo se removiera en nuestras entrañas. Da igual el tiempo que haya pasado, jamás olvidarás las emociones que esa novela te hizo sentir: pena, alegría, esperanza, tristeza, rabia, amor, odio, desesperación… o varios a la vez dependiendo del momento de la trama. ¿Sigo? Creo que no es necesario, sabéis de qué os estoy hablando.  Entonces, ¿cómo podemos lograr ese hito?

Emocionar es un arte.

En el caso de la literatura, hay géneros que pueden parecer más proclives a ello. Pondré un ejemplo rápido para explicar esto: comparemos la novela romántica y la novela policiaca, ¿cuál de estos dos géneros emocionará con mayor facilidad al lector? Es evidente. En la novela romántica los sentimientos están a pedir de boca, es un actor principal en la trama. En el caso de la novela policiaca, la lógica y la investigación pueden tener un cariz más frío, calculado, por tanto, menos visceral. ¿Qué pasa entonces con las emociones en la novela histórica? ¿Están a flor de piel o cubiertos por una capa documental? ¿Es fácil trabajar los sentimientos y exponerlos al lector?

El arte de tratar las emociones en la novela histórica

Como lectora debo reconocer que las emociones de dichas obras son uno de los motivos de mi gran afición a este género. Son muchas las novelas que recuerdo más por lo que sentí al leerlas que por el suceso histórico en sí.

Pero ojo, no todas las novelas que hay por ahí logran ese objetivo. Si bien, tenemos un arsenal de recursos para lograr emocionar al lector, en ocasiones, por un exceso de información o datos históricos, podríamos dar al traste con esa emotividad. La diferencia entre lograr que nuestra obra sea recordada y recomendada, (ojo, que como escritores esto nos interesa), radica, insisto en ello, en las emociones en la novela histórica.

Entonces, ¿cuál es el secreto para generar las emociones en la novela histórica?

Es algo tan sencillo y mundano, que os va a decepcionar, incluso. Un recurso tan a la mano de cada uno de nosotros que parece de chiste: las vivencias propias.

¿Con esto qué quiero decir? Pues que, dentro de cada uno de nosotros, hay un rico almacén de alegrías, penurias y sufrimientos. Volquemos esas emociones en la novela histórica que tenemos entre manos.

¿Recordáis las sensaciones de la primera (o la última) vez que os enamorasteis? La angustia en la boca del estómago, esa sonrisa de felicidad en la cara al verle aparecer, las horas soñando con los ojos abiertos, la rapidez con la que corría el tiempo estando con la persona amada…

Y ¿qué decir del dolor lacerante por la pérdida de un ser querido? Las lágrimas aglutinadas en los ojos, ese nudo en la garganta que no podemos tragar y que desborda en sollozos inconsolables, el frío de la ausencia, el agujero negro que parece a punto de devorarnos por la pérdida…

Veamos más, ¿hemos ardido en deseos de venganza? La rabia que hace hervir todo dentro de ti, esas ganas irrefrenables de gritar y romper cosas, el deseo por ver sufrir al causante de nuestro mal, los planes gestados en nuestra retorcida mente…

Todos y cada uno de nosotros disponemos de un manjar emocional en nuestras entrañas. Para plasmar emociones en la novela histórica necesitamos recurrir a esa despensa personal. Tendremos personajes históricos y ficticios que necesitan sentir, llorar, enamorarse, sufrir pérdidas, caer en la decepción, salir adelante con coraje, etc… Pensemos en las emociones más básicas: felicidad, miedo, ira, sorpresa, amor, tristeza y hagamos que empujen las tramas de nuestras obras.

Las emociones en la novela histórica: conclusión

Recapacitemos desde un inicio, al dar forma al esbozo de nuestra idea, en las emociones en la novela histórica que queremos mostrar. No las dejemos en manos del azar. Que ese sentimiento sea un protagonista más, o, mejor dicho, que sea el titiritero que mueve los hilos de los personajes y sus andanzas. Al final, una novela histórica de ficción no deja de ser una vida, inventada, sí, pero como tal deben vivirla nuestros protagonistas.

Por más documentado que estés, sin importar la cantidad de horas que hayas pasado leyendo la historia de Roma y su caída, si no logras que los personajes emocionen al lector, más vale que te dediques a escribir ensayos o tesis doctorales. Nunca desprecies el valor de las emociones en la novela histórica como secreto para alcanzar el éxito.

Si te atreves a hurgar dentro de ti y plasmarlo en tu obra, habrás logrado el objetivo y tu novela no será una entre mil, será la más recordada y recomendada por lectores emocionados.

¡Toca abrirse en canal y emocionarse escribiendo!

¡Gracias por leerme!

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

Hace unas semanas compartí con vosotros un artículo sobre la historicidad de uno de los dioses mitológicos por antonomasia. En «¿Existió un Heracles histórico?» utilizaba para mi argumentación la similitud entre nuestro conocido semidiós con otro héroe mitológico muy...

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Cuando pensamos en los protagonistas de Roma siempre nos vienen a la mente sus grandes emperadores. Julio César, Adriano, Tiberio o Marco Aurelio aparecen en infinidad de novelas históricas, de hecho Nerón fue el emperador del Imperio Romano en la época en que se...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *