La singular relación entre escritor y lector

por | Jun 14, 2022 | Notas autobiográficas

La relación entre el escritor y el lector es tan antigua como la misma biografía de la escritura. De hecho, todo empezó cuando el primer ser humano quiso dejar apuntado lo que sentía, pensaba y recordaba para que los demás pudieran leerlo. A través de aquel acto, se empezaron a compartir conceptos e imágenes. Es aquí que nació esta maravillosa relación anacrónica entre el escritor y el lector, que, como veremos, no tiene término de comparación con otros vínculos.

Como lector, estoy agradecido a todos los escritores que he “conocido” y que me han acompañado a lo largo de mis lecturas. Como escritor, me siento afortunado y profundamente conectado con aquellos que disfrutan leyendo mis novelas. 

Es una relación, para mí, única e importante. Por ello, hoy he decidido adentrarme con vosotros en este mágico enlace, que no tiene límites de espacio ni tiempo. Gracias a este, se dan dos de mis actividades y pasiones favoritas: la escritura y la lectura.

Empecemos esta breve oda dedicada a todos los lectores y escritores del mundo.

Libros, lectores & escritores

Considero que la relación que existe entre un autor y un lector es algo único en el mundo y se da gracias a aquel medio que tanto amamos: los libros. 

Probablemente, no nos paramos lo suficiente para pensar en el efecto que este vínculo especial tiene en nuestras vidas. Pero si nos detenemos un momento a reflexionarlo, sin lugar a dudas nos daremos cuenta del lugar único e influyente que juega en nuestra existencia. 

Como escritor, soy consciente de que mis palabras llenan las páginas de mis libros para contarle a los lectores no solo lo que fluye en mi imaginación, sino también hacerles vivir nuevas experiencias, lugares y vivencias. También compartir diferentes puntos de vista sobre la vida y acompañarlos en un viaje hacia diferentes épocas históricas y sus personajes. 

A través de las historias que contamos, los lectores crecen y aprenden, tal y como si las estuvieran viviendo ellos mismos. Es así que, con las palabras, tenemos la gran oportunidad de influir positivamente en algunos aspectos de aquellos que nos leen.

Como lector, he vivido, en primera persona, el efecto que ciertas lecturas han tenido en mí. Como ya os he contado en otro artículo, mi deseo de escribir novelas surgió a partir de mi pasión como lector. De hecho, fue gracias a la influencia que tuvieron en el pequeño Teo los personajes creados por autores como Sir Walter Scott, Emilio Salgari y Stevenson, que el deseo de escribir creció en mí con el tiempo.

Los libros difunden emociones, sensaciones, lugares fabulosos, momentos históricos o imaginarios, así como las vivencias de personajes que, a veces, existieron en la realidad, y otros que no. Más allá de esto, cada libro que leemos y escribimos nos cambia, dejándonos una huella que, de alguna manera, lectores y escritores compartimos, aún sin conocernos en primera persona.

Las mil vidas literarias del lector

La siguiente frase del escritor George R.R. Martin describe a la perfección el efecto maravilloso que tienen los libros en el lector: 

“Un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee vive solo una.”

Lo que lo hace aún más interesante es que la influencia que tiene una obra es diferente en cada persona. Depende de su interacción con el mundo mental fantástico de aquel que lee.

Algunos lectores toman una visión general del libro aprendiendo pragmáticamente algo nuevo. Otros se sumergen tanto en la novela que es como si vivieran otra vida, casi olvidándose de su entorno. 

Además, aunque el escritor cree la historia, también el lector tiene un rol creador. Una historia sin lectores es como si no existiera.

Cada vez que abras un libro entre tus manos, recuerda que te vuelves creador. Ahora formas parte del público de lectores de ese libro. Por ello, siempre y mientras leas, tienes el poder de darle vida a las palabras de ese libro. Palabras que, sin la interacción con tu mente, no serían nada más que tinta sobre papel.

Las palabras creativas del escritor

Los escritores plasmamos, en nuestra escritura, todo nuestro mundo intelectual creativo. Pasamos años creando paisajes, entornos, historias, y empatizando con los personajes que creamos. Al igual que nosotros, estos tienen una vivencia personal, emociones y una personalidad que los define.

Todo este esfuerzo, que en realidad disfrutamos enormemente, da sus frutos solo en el momento que aquellas palabras son capaces de llegar a la mente y al corazón de los lectores. Como escribió el poeta Robert Frost:

“Sin lágrimas en el escritor, no hay lágrimas en el lector. Sin sorpresa en el escritor, no hay sorpresa en el lector.”

Nuestro rol es el de transmitir, con cuerpo y alma, la historia que llevamos dentro, expresarla con las justas palabras, de tal manera que las imágenes y sensaciones de nuestra mente puedan llegar realmente al lector. Únicamente así se genera el vínculo de forma duradera y profunda, abriéndonos al lector y, de esta forma, nos damos a conocer, aún sin presentarnos.

El vínculo entre escritor y lector

Como estáis viendo, entre lector y escritor hay una relación realmente especial. Por un lado, es una conexión que se da entre dos personas que no se conocen, pero que, al mismo tiempo, a través del papel, o de una pantalla, comparten su parte más íntima y personal. 

Se trata de una relación recíproca y simbiótica. Como hemos visto, sin uno no podría existir el otro. El lector y el escritor cocrean mutuamente, sin ni siquiera darse cuenta.

Uno de los aspectos que más llama la atención de este vínculo es la capacidad que tiene de sobrevivir al tiempo, incluso más allá de la muerte. Los lectores de cada época mantienen en vida a los autores y sus obras con el paso del tiempo, no solo a través del recuerdo. A través de la lectura, tienen el poder de darle vida nuevamente a las historias que fueron escritas hace miles de años.

Una relación única e inolvidable que solamente los libros pueden contar.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El final del Imperio español

El final del Imperio español

Hemos hablado muchas veces del esplendor del Siglo de Oro y del poderío que ostentó el Imperio español durante los años que siguieron al Descubrimiento de América y su colonización. Al fin y al cabo, además de ser una de las épocas más apasionantes de la Historia...

La coma criminal

La coma criminal

Como bien sabéis, además de escritor también soy profesor de escritura creativa gracias al método PEN, con el que muchos de mis alumnos han logrado alcanzar un nivel como escritores que les ha llevado a publicar de manera profesional. Pero todos ellos, al igual que...

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Que Sevilla es importante para mí no debería sorprender a nadie a estas alturas. No sólo es mi tierra de nacimiento, si no que además forma parte de mi obra como escritor. Es el escenario central de mi novela Muerte y cenizas, y ya os hablé un poco de su pasado como...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *