Cómo diseñar el escenario físico de tu novela

por | Dic 8, 2021 | Consejos para escritores

Tal y como se indicaba en el artículo anterior, que puedes leer aquí, hoy vamos a comenzar a profundizar en aquellos elementos fundamentales que al escritor le conviene recordar cuando se plantea la siguiente pregunta: «¿Cómo diseñar el worldbuilding de mi novela?». Hoy nos centraremos en cómo diseñar el escenario físico de tu novela.

Tal y como ya expliqué anteriormente, nada de lo aquí expuesto pretende ser un método que haya que seguir al pie de la letra, sino más bien una propuesta para que abordéis una serie de cuestiones con las que podáis «interrogar» a vuestro mundo para descubrir cómo es.

¿QUÉ ENCONTRARÁS EN ESTE ARTÍCULO?

Cómo recordaréis del primer artículo, que puedes leer aquí, Brandon Sanderson propone ordenar la creación del worldbuilding en dos categorías: el escenario físico y el escenario cultural.

Comenzamos, así, a plantearnos cómo diseñar el escenario físico, temática que abordaremos tanto en este artículo como en el que le siga el mes siguiente. Esta publicación, por tanto, comprende la primera mitad de esta profundización en el aspecto más tangible del worldbuilding.

Y, ahora sí, ¡entremos en harina!

¿CÓMO ES EL MUNDO?

Cuando creamos un mundo, debemos plantearnos los «por qué», ya que, como señala Miró (2019), esto nos permitirá explicar sus reglas específicas manteniendo la coherencia y evitando, así, romper el pacto con el lector.

Naturaleza y composición del mundo

Respecto a cómo diseñar el escenario físico, quizá la primera pregunta clave que debas hacerte es la siguiente: «¿cómo es ese mundo?”. Parece una obviedad… pero en muchas ocasiones no llegamos más allá, ¡pues estamos deseando comenzar a contar nuestra historia!

Por ejemplo, ¿nuestro mundo es un planeta? Puede que no parezca tener especial relevancia, pero según la respuesta las leyes físicas pueden dar giros muy locos, ¡que se lo digan si no a los habitantes del Mundodisco!

Esta debe ser, por lo tanto, nuestra primera pregunta: «¿Cómo es ese mundo dentro del universo?» Las respuestas pueden ir desde concepciones realistas a, directamente, planteamientos tan oníricos que incluso al propio escritor le resulte difícil explicarse de dónde le ha venido la idea.

En los siguientes apartados, abordaremos algunas de estas posibilidades.

Cómo diseñar el escenario físico cuando mi mundo es un planeta.

Para empezar, podemos ir desde su composición hasta las fuerzas que en él operan. Por ejemplo, ¿es rocoso, acuático o gaseoso? De ello dependerán muchas de las preguntas que vengan después. Su tamaño ¿es mayor, igual o menor al de la Tierra? ¿Y su densidad? ¿Y su gravedad?

En segundo lugar, ¿este planeta se mueve? ¿Tiene traslación y rotación? De ser así, ¿cuánto duran? ¿Afectan a la inclinación del eje? ¡Esto podría configurar las estaciones! En el mundo de Canción de Hielo y Fuego, ¡cada una dura años! Quizá Martin no explique que el movimiento de rotación dura más tiempo (por ejemplo) que el de la Tierra, pero, si presuponemos que es un mundo esférico, ¡podría ser una posibilidad.

El escenario físico de tu novela

Propuesta de Ballesteros (2017) para explicar las estaciones de Martin

A este respecto, ¿existen las estaciones? Si es así, ¿cuántas y cómo son? ¿Cómo es el paso de unas a otras? Y respecto al clima, ¿puedo inventar algún fenómeno meteorológico interesante y que pueda ser relevante para la trama? Y, más importante, ¿quiero hacerlo? Por ejemplo, ¡en Júpiter hay lluvias de diamantes! (Navaz Rubio, 2019). Respecto a la lluvia, ¿hay agua? Si es así, ¿la hay dulce y salada? ¿Existen mares y océanos?

Por cierto, ¿Está en un sistema solar? De ser así, ¿este posee uno o más planetas o estrellas? Su estrellas o estrellas, ¿de qué tipo son? ¡No es lo mismo una super gigante roja que una enana blanca! ¿Te interesa valorar qué tipo de radiación solar hay? Esto podría condicionar, desde el color del cielo, hasta los lugares que las especies inteligentes pudiesen habitar.

Una última cuestión a plantearse sería, ¿me interesa que mi historia ocurra en un mundo esférico? Si escribes ciencia ficción, casi pareces obligado a ello (¡o no!). Pero en fantasía…

Cómo diseñar el worlbuilding cuando decidimos darle una alegría a los terraplanistas

Esta idea tampoco es especialmente novedosa, pero esto no significa que no podamos hacernos preguntas interesantes sobre ello. En caso, por lo tanto, de que nuestro mundo sea plano, ¿qué tamaño y forma tendría?

Al ser plano, tendrá límites, así que… ¿cómo son? ¿Qué hay más allá? Y oye, si es como una tabla, ¿hay algo encima o debajo? Respecto a esta última pregunta, ¿de dónde viene la luz? ¿Cuelga del cielo o está suspendida en él? En la mitología nórdica son chispas suspendidas entre los sesos del cráneo de Ymir, el primer gigante de hielo.

A este respecto, resulta muy curioso el worldbuilding creado por Tolkien (sí, no sé cómo lo hacemos, pero siempre acabamos hablando del Señor de los Anillos). Primero, el profesor de Oxford nos plantea un mundo plano hasta que, en el suceso de Númenor, ¡convierte Arda en un mundo esférico!

Lo dicho, ¡sé creativo!

Cómo diseñar tu mundo cuando quieres complicarte un poco la vida

Oye, que quiero que mi mundo sea todavía más extraño y personal. Pues nada, ¡A trabajar! ¿Por qué diseñar un mundo esférico o plano? Puede tener, ¡faltaría más!, la forma que yo quiera. ¿Es un cubo, un poliedro, una pirámide, un cilindro vaciado, una espiral, un entramado que recuerde a una red neuronal, un…? ¡Dadme un segundo! He comenzado a marearme…

El Doctor Extraño, del gran Steve Ditko… ¡es una buena fuente de inspiración!

¡Ya estoy! Bien, una vez has decidido qué clase de extraño (¡loco!) mundo vas a crear, es el momento de plantearse unas cuentas preguntas difíciles. Por ejemplo, ¿está sujeto a movimientos como la traslación o la rotación? Ya que has optado por ser original, ¡invéntate nuevas opciones!

Claro, para que tenga estas formas extrañas, ¿de qué está hecho? ¿tiene una «superficie» en la que pueda desarrollarse la vida o una geografía propia y única? En caso de haber vida, ¿dónde y cómo puede encontrarse? Y, más importante, estas extrañas leyes físicas, ¿afectan de algún modo a la vida?

Espera, ¿y si este mundo es un ser vivo? Se ha explorado múltiples veces, como en los cómics Marvel de los 70 con Ego, el planeta viviente, o por ejemplo en la serie de Doctor Who, donde (en un capítulo con tintes veladamente lovecraftianos) conocemos a Akhaten, un planeta viviente venerado por sus habitantes como un dios.

Pero podemos complicarnos aún más, ¿y si este mundo está fabricado de sueños? ¿de ideas? ¿de esperanzas? ¿de miedos? Cuando estés planteándote cómo diseñar el escenario físico de tu novela, ¡quizá no quieras que tu mundo sea un lugar «tangible»! ¿Por qué no ser un mundo más allá de la matemática? Pero, claro, y entonces, ¿cómo es?

En el Neonomicón, de Moore y Burrows, ¡el mundo es matemáticamente exógeno!

Las leyes físicas y naturales en el diseño del escenario físico

Una vez tenemos definido cómo es ese mundo recién creado, ¡tenemos que preguntarnos qué clase de leyes físicas y naturales rigen al mismo! Por ejemplo, si nuestro mundo es una banda de Möebius, ¿qué es lo que hace posible que la gravedad mantenga a los seres pegados a su superficie? ¿Hay un sol en su interior? Espera, ¿Hay acaso gravedad? ¡Quizá esa banda gire a una velocidad tan vertiginosa que podamos jugar con las posibilidades que nos brindan las fuerzas centrípeta y centrífuga para idear nuevas leyes físicas o tecnologías sorprendentes!

cómo diseñar el escenario físico de tu novela: el mundo

En Ala de Dragón (Weis y Hickman, 1990) el mundo de Ariano está compuesto de islas flotantes

A la hora de plantearnos cómo diseñar el escenario físico, ¡no podemos olvidarnos de la biología! ¿Se rige por algunas reglas? ¿Es, en definitiva, similar a la que conocemos en la Tierra? ¿Está basada en Silicio? ¿Está conformada por púlsares? ¿Son ondas gravitacionales que han tomado consciencia de sí mismas? No sé, ¿qué te motiva a crear?

No olvides consultar sobre especies reales, algunas son tan extrañas que podrían servirte de inspiración, ¡Como este «cerdo de mar»! (Fuente)

Cómo diseñar el escenario físico cuando tu mundo es esférico

En aquellos mundos relativamente similares a la Tierra, como ocurre con la saga de Añoranzas y Pesares de Tad Williams (¡y tantos otros!), nos planteamos la geografía del mismo, procurando añadir elementos de orogenia relevantes. Ya sabéis: mares, ríos, bosques, cadenas montañosas… a veces intentando añadir algún detalle exótico como, por ejemplo, dos o más soles.

Ahora bien, el problema de crear un mundo tan similar al nuestro implica que no podemos escapar de ciertas leyes físicas y naturales que hacen que los accidentes geográficos sean como sean… así que, ¿qué tal si echamos un vistazo a un par de consideraciones?

Cómo diseñar el worldbuilding cuando hay 2×1 en satélites (Navaz Rubio, 2019)

En el funcionamiento de nuestro mundo, ¡los satélites son relevantes! ¿Puedo hacer que mi mundo tenga siete lunas? ¡Por supuesto! Eso sí, mejor tener en cuenta una serie de cuestiones a la hora de plantearse cómo diseñar el escenario físico.

Cómo diseñar el escenario físico de un mundo esférico

En el mundo de Krynn existen tres satélites: Lunitari, Nuitari y Solinari (Fuente)

En primer lugar, la luna ralentizó la rotación de la Tierra desde 6 horas hasta llegar a las actuales 24 horas. Si añadimos más lunas, los días deberán alargarse cada vez más. Si añadimos tres o más lunas, ¡podemos encontrarnos con que un año dure menos que un día! Como, de hecho, ocurre en Venus.

Por supuesto, cuanto más lejos estén estas lunas, menos tirón gravitatorio, y así podremos evitar este problema… ¡Pero ojo! Al alejarse, tendrán rotación propia, así que, a diferencia de nuestra luna, ¡no nos mostrarán siempre la misma cara!

En segundo lugar, los satélites reflejan la luz solar por la noche (por eso vemos mejor en luna llena que en luna nueva), así que… a más lunas, ¡más luminosas serán las noches! Podemos jugar con los ciclos de cada satélite, de tal forma que (por ejemplo) creemos un calendario de noches más o menos luminosas en función de si hay tres lunas nuevas, dos llenas y una nueva, dos crecientes y una decreciente… ¡existen miles de posibilidades interesantes!

Cómo diseñar el escenario físico cuando estoy pensando en mi propio Anduin (Navaz Rubio, 2019; Navaz Rubio, 2020)

¡Hablemos de ríos! Los valles fluviales se crean por unos procesos determinados que dan lugar a formaciones y condiciones bastante concretas. A la hora de definir estos paisajes en una novela, hay unas pocas indicaciones que nunca está de más recordar:

  • Los paisajes situados en el curso alto de un valle fluvial presentarán valles, gargantas o desfiladeros, pues el río fluye desde su nacimiento con una alta capacidad de erosión y transporte, al contrario que de sedimentación, que es más bien baja.
  • Los paisajes situados en el curso medio de un valle fluvial, deben contar con valles en artesa aterrazados (ver imagen).
  • Los paisajes situados en el curso bajo del valle fluvial presentarán meandros, inundaciones en ciertos momentos, y quizá campos de cultivo para aprovechar estas últimas.

Curso medio del río (fuente)

En segundo lugar, ¡la actividad del río no se detiene nunca! Las montañas recogen el agua de la lluvia en su cuenca, los valles con el tiempo se abren cada vez más (así que abandonemos la idea de grandes estatuas y construcciones al borde del gargantas y desfiladeros que se construyeron hace millones de años sin que anda las haya movido o afectado), y el río transporta sedimentos que va depositando para formar, así, nueva orogenia con el paso del tiempo.

Cómo diseñar el escenario físico cuando no quieres que las cordilleras parezcan dibujadas con regla

Al igual que los ríos, las montañas siguen una dirección, y esta, en un mundo fantástico pero similar al nuestro, no puede ser aleatoria. ¿Por qué? Fundamentalmente, porque tienen su origen en la tectónica de placas.

Si has desempolvado hace poco, ¡como acabo de hacer yo!, tus libros de texto del instituto, recordarás que existen dos tipos de placas: las continentales y las oceánicas. Bien, según qué choque con qué (pues aquí se encuentra la génesis de las cordilleras), ¡veamos con qué podemos encontrarnos!

En primer lugar, cuando chochan dos placas continentales se da lugar a una cordillera en el interior del continente. Los paisajes montañosos de este tipo carecen de volcanes, como podemos ver en los Pirineos o en el Himalaya… ¡o en las Montañas Nubladas!

En segundo lugar, nos encontramos con la situación de que una placa continental choque con una oceánica, momento en el cual la corteza oceánica subduce bajo la continental. Este fenómeno produce, además, volcanes debido a la fusión de la placa que subduce. Un ejemplo de este tipo de cordilleras son los Andes.

Y, en tercer lugar, cuando dos placas oceánicas se encuentran una subduce bajo la otra, originando una fosa oceánica. La placa que subduce puede llegar a fundirse, dando lugar (como en el caso anterior) a volcanes que crean arcos de islas, como ocurre con la Nación del Fuego. No olvides, cuando describas un paisaje de estas características, ¡que la actividad sísmica y volcánica es bastante frecuente!

Ahora bien, ¿es necesario inventar toda la tectónica de placas de mi mundo para que las cordilleras que cree tengan sentido? Pues… no, ¡siempre y cuando recuerdes que nunca siguen una línea recta!

Cómo diseñar el escenario físico para tu novela

En el mundo de Avatar, la leyenda de Aang, podemos ver algunos de estos conceptos ((Fuente)

Unas últimas consideraciones al diseñar el escenario físico de tu worldbuilding

Aún con todo esto, ¡no hemos hecho sino rascar la superficie! Existen aún decenas, ¡cientos!, de preguntas que puedes y debes plantearte para entender tu mundo. Por ejemplo, ¿la actividad de las especies inteligentes ha tenido algún impacto en la geografía? ¿Y en el clima? Y de ser así, ¿cuál o cuáles?

¿Qué recursos naturales hay en mi mundo? ¿Hay tierras fértiles? ¿Dónde están situadas? ¿En qué lugares pueden conseguirse los recursos minerales? ¿Existe algún recurso especialmente útil, pero del que haya escasez? ¿Tu mundo cuenta con algún recurso ficticio con un rol relevante para la historia de tu novela? ¿Hay zonas muy ricas y zonas muy pobres en estos recursos? Tal es el caso, ahora que se ha estrenado en cines, de la Especia que vemos en Dune, de Frank Herbert.

Y, más importante, ¿alguna de estas cuestiones puede ser causa de un conflicto narrativo en tu novela? ¡Nunca olvides el triángulo de Sanderson!

Diseñando el escenario físico: ¿Cuál es la historia del mundo que estoy creando?

Existen una serie de preguntas que debemos de hacernos para entender cómo es nuestro mundo y, más importante aún, por qué es así. Conviene situar las respuestas que encontremos, ¡vamos si conviene!, en una línea del tiempo.

En primer lugar, ¡debemos decidir qué clase de historia queremos contar! ¿Tiene en ella cabida solo la magia? ¿Solo la tecnología? ¿O ambas? En caso de que decidas que existe la magia, ¿cómo afecta la magia a las leyes físicas y naturales? ¿Hasta qué punto influye la magia al preguntarme cómo diseñar el escenario físico de mi novela? Esta magia, ¿es primordial o tiene su origen en alguna clase de ser?

Normalmente, esta pregunta nos lleva a otra igual de importante: ¿mi mundo ha sido creado por alguna clase de entidad o entidades? De ser así, ¿quién lo creó y cómo? Cuándo lo hizo y, ¡más importante!, ¿por qué?

¿Cómo ha ido evolucionando el mundo? ¿Por qué fases ha pasado? ¿Qué hechos han provocado estas fases? De existir vida, ¿ocurrió como en la Tierra, que fue primero acuática? ¿Existen especies inteligentes?

¿En qué momento histórico se encuentra mi novela? Esto es importante, y si no, que se lo digan a Isaac Asimov que, en la Fundación, ¡abarca varios milenios de historia!

Línea del tiempo del mundo de Arda, hasta la Primera Edad del Sol (Fuente)

LOS MAPAS Y EL DISEÑO DEL ESCENARIO FÍSICO

Llegamos, ahora, a un tema espinoso: el mapa. ¿Es imprescindible? Bueno, ¡esa debería ser tu primera pregunta! ¿Lo vas a necesitar? ¿Te ayudará a aportar verosimilitud a tu historia? Por ejemplo, puede servirte para calcular distancias, jornadas de viaje necesarias, pasos infranqueables para tus personajes…

Pero si tu mundo quieres que resulte extraño, que despierte la imaginación, que dos lectores entiendan realidades diferentes… quizá no quieras uno.

Y, aún más importante, ¿cuándo vas a dejar de dibujar tu mapa para comenzar a SENTARTE A ESCRIBIR?

Cinco consejos rápidos para cuando pienses en el mapa de tu worldbuilding

  • Un mapa debe tener siempre una escala.
  • Los nacimientos de los ríos se dan en montañas y estos dan al mar o a otros ríos.
  • Los límites de territorios, reinos o regiones suelen coincidir con límites geográficos.
  • Los asentamientos de especies inteligentes suelen estar cerca de las fuentes de aquellos recursos naturales que precisen (agua, terreno para producción de alimentos, minerales…) y de alguna clase de vía de comunicación.
  • Si hay líneas para carreteras, ríos, límites territoriales, caminos… incluye una leyenda.

Opciones gratuitas para poder trabajar tu mapa con cierta calidad

  • La mejor opción que conozco: INKARNATE
  • El generador de mundos bin.sh
  • El generador de mundos de fantasía aleatorios: AZGAAR
  • El generador de mapas aleatorios mewo2
  • El generador de ciudades medievales watabou
  • Y… Una opción DE PAGO: Wonderdraft … Repito, ¡DE PAGO!
Cómo diseñar el escenario físico para tu novela: los mapas

Inkarnate permite crear mapas bastante «resultones» (fuente)

DESPEDIDA

Bueno, mucho me temo que aquí es donde me bajo.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo relativo a cómo diseñar el worldbuilding y, sobre todo, que te haya resultado de utilidad. Recuerda que, en el siguiente artículo, ¡abordaremos el resto del escenario físico! Y, por supuesto, a partir del cuarto artículo comenzaremos con el escenario cultural.

Por favor, ¡Que nadie se abstenga de escribir en comentarios cualquier cuestión! Ya sea un desacuerdo, algo a añadir, preguntas que no consideréis respondidas, peticiones…

Nos vemos en «Cómo diseñar el worldbuilding de una novela (IV). Planificando el escenario físico: la biología». ¡Un saludo!

MATERIAL DE CONSULTA

Ballesteros, F. (2017). «Winter is coming»: las estaciones en «Juego de Tronos». Mètode (Universitat de València), 93.

Migliore, V. R. (2016). Cómo escribir una novela de fantasía y errores que debes evitar.

Migliore, V. R. (2016). La creación del mundo fantástico

Miró, J. (23 de mayo de 2017). 9 nociones básicas sobre worldbuilding.

Navaz Rubio, S. (9 de agosto de 2019). Mundos vivos.

Pinto Heck, N. (2 de junio de 2017). El escenario fantástico y los sistemas de magia de Brandon Sanderson.

Sanderson, B. (s.f). Writing advice.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Cuándo y cómo nace la novela histórica

Cuándo y cómo nace la novela histórica

Para responder a la pregunta sobre cómo nace la novela histórica, creo que debemos hacer antes un paso atrás y enfocarnos en cuándo y por qué nació la novela en general. Podría parecer algo trivial, pero para ser buenos escritores necesitamos también comprender cómo...

El suspense: qué es y cómo conseguirlo

El suspense: qué es y cómo conseguirlo

Podría parecerte que el suspense es algo que se utiliza únicamente en las novelas policíacas y en los clásicos géneros de misterio y thriller, ¡pero no es así! Más allá del tipo de novelas que te guste escribir, el suspense es una herramienta aplicable a todo tipo de...

El misionero Fray Bernardino de Sahagún

El misionero Fray Bernardino de Sahagún

Bernardino de Ribeira es un personaje de gran relevancia histórica y el protagonista de uno de los capítulos de mi novela menos conocida, “El collar maya”.  Fue un misionero perteneciente a la orden de los franciscanos que, en 1529, viajó al Nuevo Mundo para...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.