Reglas de oro para escribir buenos capítulos

por | Oct 19, 2022 | Consejos para escritores

Una de las clásicas divisiones que se pueden hacer sobre las partes que componen una novela es la de capítulos y escenas. Se trata de componentes secundarios a nivel estructural, en los que es posible subdividir la gran estructura de toda obra de arte, que está siempre compuesta por el esquema canónico de inicio, desarrollo y desenlace.

Estoy seguro de que gran parte de esta información ya la tienes en tu cabeza, pero puede que esté un poco confusa. Por esto quiero ayudarte a poner un poco de orden en tu conocimiento sobre la teoría literaria.

Solamente de esta manera, cuando te sientes a escribir, estarás libre de dudas y tendrás la cabeza más clara para dedicarte solo y exclusivamente a tu creación.

Distinguir capítulos de escenas

Quizás te estés preguntando cómo se diferencia un capítulo de una escena.

La realidad es que es bastante sencillo, ya que los capítulos se identifican con claridad dentro de una obra al estar bien demarcados por su número de referencia o por un titular específico.

Las escenas, en conjunto con otros elementos literarios que hemos visto en el blog a lo largo de estos años, forman los capítulos que a su vez forman la novela. Suelen diferenciarse de forma menos clara, pero podrás distinguirlas poniendo atención en los detalles que en ellas se presentan. Cada nueva escena suele estar marcada por la llegada de nuevos personajes, un cambio de lugar o de perspectiva.

Ahora que sabes cómo distinguir entre uno y el otro, podemos enfocarnos en los elementos más grandes que dividen la novela en varias secciones: los capítulos.

Los capítulos y su estructura

Como una novela, también cada capítulo tiene su propia estructura literaria. De esta manera, a los capítulos se les aplica la misma lógica que al resto de la obra de arte.

De hecho, cada capítulo tiene su propio arco narrativo que implica la presencia de un inicio, un desarrollo y un final, junto con el empleo de otros recursos. Esto es importante saberlo, ya que cuando te encuentres a analizar tu propia obra podrás ser un crítico más objetivo de lo que falta o sobra en tu trabajo.

En los capítulos también podemos observar cómo los personajes tienen que enfrentarse a pequeños obstáculos, conflictos, y situaciones que a nosotros nos permiten avanzar en la trama y a los personajes evolucionar a lo largo de ella.

Comienzo, cuerpo y final

Por lo tanto, el inicio, el desarrollo y el desenlace son una parte imprescindible en el macrocosmos de la novela, pero también lo son en el microcosmo del capítulo. La pregunta ahora es: ¿cómo desarrollar estas secciones de forma oportuna dentro de los capítulos de tu novela?

El inicio en los capítulos

Al comenzar tus capítulos la palabra clave será coherencia. Mantener la congruencia entre un capítulo y el anterior es algo en lo que no puedes fallar. Debes imaginar un hilo conductor que fluye de un capítulo a otro para evitar que tu lector se sienta desplazado.

Como en el efecto mariposa, ten en cuenta que cada evento de un capítulo anterior tiene un efecto en uno de los capítulos posteriores. Si mantienes esta línea presentando la situación en la que se encuentran tus personajes en al inicio de cada capítulo irás por buen camino.

Cómo se van desarrollando

No todo puede estancarse en la introducción del capítulo, por eso este va a evolucionando dando vida al cuerpo del capítulo.

Lograrás hacerlo interesante solamente si introduces uno o más pequeños obstáculos que se entrelazan con el conflicto principal de la novela.

El mejor método es dividir el conflicto principal de tu novela en muchos sub conflictos que puedas ir empleando a lo largo de varios capítulos. Todo esto sin olvidarte de seguir avanzando en la trama general de tu historia.

Recuerda que una novela no es cúmulo separado de elementos, sino que cada parte constituyente está conectada con las otras y juntas van formando la novela como un gran conjunto.

El punto y final que los cierra

De la misma forma en la que el conflicto de una novela requiere un cierre al final de la obra, algunos de los obstáculos que se hayan creado en el desarrollo del capítulo deben ir encontrando su solución a medida que nos vayamos acercando al final.

Tus personajes se pondrán en marcha a lo largo del desarrollo para ir encontrando soluciones a los conflictos que vayan surgiendo, esto dará movimiento a la obra manteniéndola interesante.

Lo importante es que el personaje de tu obra se encuentre en un punto diferente al del inicio del capítulo y que se empiece a encaminar hacia lo que quieres introducir en el capítulo siguiente. Esto es indispensable, ya que de esta forma harás que el lector tenga curiosidad por saber cómo siguen las aventuras y sucesos de la vida de tu protagonista.

Otros recursos para escribir tus capítulos

Tal y como los aplicarías en una novela completa, puedes añadir ciertos elementos literarios a algunos de tus capítulos. Como por ejemplo un clímax, del que ya os he hablado en este artículo, así como objetivos contundentes que le den la fuerza a tus personajes para seguir en sus hazañas a lo largo de toda la obra.

Puede que parezca mucho trabajo organizar los capítulos de esta manera, y la verdad es que lo es.

Nunca dije que organizar y escribir una novela fuera una tarea fácil. Todo lo contrario, por esto requiere pasión, determinación, estudio y constancia. Pero si has decidido ser escritor, estoy seguro de que lo vas a hacer con entusiasmo, más allá de las dificultades que se vayan presentando a lo largo de tu proceso de escritura.

No olvides que todos los grandes objetivos de la vida requieren tiempo, paciencia, y experiencia. Y si para ti ser escritor es uno de ellos, lo importante es que estés en ello intentándolo cada día que pasa, pues así aprenderás algo nuevo que te hará evolucionar y mejorar como autor.

A mí me gusta pensar que también nosotros somos personajes de una novela, con nuestros propios obstáculos, objetivos y conflictos. Así que, ¡ve superándolos y llega a tu final feliz!

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

Hace unas semanas compartí con vosotros un artículo sobre la historicidad de uno de los dioses mitológicos por antonomasia. En «¿Existió un Heracles histórico?» utilizaba para mi argumentación la similitud entre nuestro conocido semidiós con otro héroe mitológico muy...

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Cuando pensamos en los protagonistas de Roma siempre nos vienen a la mente sus grandes emperadores. Julio César, Adriano, Tiberio o Marco Aurelio aparecen en infinidad de novelas históricas, de hecho Nerón fue el emperador del Imperio Romano en la época en que se...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *