¿Sabes cómo usar la H? Es la letra del demonio…

por | Abr 27, 2017 | Ortografía & Gramática

Cómo usar la H del demonio…

Hace unos días recibí un regalo y una carta de un viejo amigo de la universidad del que hacía tiempo que no sabía nada. Os podéis imaginar lo que me contaba: que si le va bien en el trabajo, que si su mujer es estupenda, que si su hija es lo mejor que le ha pasado… Ya sabéis, todas esas cosas que los amigos te cuentan para que sientas que tu vida es una basura. El caso es que después de torturarme con sus historias, se despidió con un «te hecho de menos, tío» que me llegó al alma. Vamos, que no sabía cómo usar la H.

Por supuesto, le respondí. No le comenté nada sobre mi vida, que tampoco quiero que se muera de la risa; me limité a explicarle que yo a él no lo puedo «hechar» de menos, que nadie puede «hechar» de menos a nadie, que ponerle algo así a alguien que escribe sobre ortografía y gramática es como regalarle jamón serrano envasado a un vegetariano (a ver, tío, ¿dices que eres mi amigo y todavía no sabes que no como carne?). En fin, que no hay mal que por bien no venga, porque así puedo aprovechar para hablar un poco de cómo usar la «h» correctamente en algunos casos conflictivos. Parece que hace falta, que este colega es licenciado… Así que veamos como usar la H.

Que sí, que te «echo» de menos

Antes de nada, esto tiene que quedar bien claro:

Hecho. Es el participio del verbo hacer.

El trabajo ya está hecho.

Estoy hecho un chaval.

Echo. Es la primera persona del singular del presente de indicativo del verbo «echar».

Primero echo esto en el contenedor y después me pongo a trabajar.

Pues bien, la expresión que nos ocupa, «echar de menos», va sin «h» en todas sus formas. Así que ni yo «hecho», ni tú «hechas», ni él «hecha» de menos a nadie. «Echo», «echas» y «echa», ¿de acuerdo? Lo mismo vale para una expresión de significado parecido como «echar en falta», y también para otras como «echar a perder» o «echarse a dormir».

¿Que siempre dudas si «echar» lleva «h» o no? Pues imagínate que estás en tu casa, agarras una «h» y la «echas» por la ventana. Sí, es una chorrada, pero los trucos mnemotécnicos absurdos son los que mejor funcionan.

Hacer de menos a alguien

Esta expresión significa que no tienes en cuenta a alguien, que le restas importancia o minusvaloras. Pero no puede haber confusión con el caso anterior, porque no se dice «te hecho de menos» sino «te hago de menos».

Si te hago de menos delante de todo el mundo es porque no te soporto.

Lo más parecido sería al utilizar el pretérito perfecto, como en este ejemplo:

Lo siento, te he hecho de menos durante todo este tiempo por envidia.

Ese «he» nos ayudará a evitar confusiones.

«A ver» o «haber»

A ver. Esta expresión está formada por la preposición «a» y el verbo «ver». Se puede utilizar en diferentes situaciones.

  • Para mostrar interés por algo:

A ver cuándo quedamos.

Si va seguida de la conjunción «si», puede expresar también un temor o inquietud:

      A ver si no llegáis tarde.

O bien un deseo o una orden:

A ver si estudias un poco más para el siguiente examen.

  • Entre interrogaciones, para pedir que nos dejen ver alguna cosa:

  -Me han hecho un regalo. -¿A ver?

  • Para llamar la atención de alguien antes de una pregunta, petición u orden:

A ver, Manolito, ¿has hecho los deberes esta vez?

A ver, dame lo que me debes.

  • En vez de «claro» o «naturalmente»:

-¿Pagaste la deuda? -¡A ver! O lo hacía o me rompían los dientes.

En muchos de estos casos, el «a ver» se puede sustituir por «veamos».

  Veamos si no llegáis tarde.

Haber. Puede ser verbo o sustantivo.

  • Si es verbo:

Puede funcionar como auxiliar seguido de participio.

De haber estudiado un poquito más, ahora no tendrías que lamentarte.

O puede servir para indicarnos que algo existe.

Tiene que haber más vino en el almacén.

  • Como sustantivo significa «Hacienda, caudal, conjunto de bienes y derechos pertenecientes a una persona natural o jurídica».

Dicen que tiene muchos millones en su haber.

«ha», «a» y «ah»

Ha. Es la tercera persona del singular del verbo «haber» y sirve de auxiliar en el pretérito perfecto compuesto y en la perífrasis «haber de + infinitivo».

       Tu padre ha hecho una tarta de almendra riquísima.

              Dile a José que ha de ir al médico cuanto antes.

  1. Es una preposición y no se combina con participios, salvo si funcionan como sustantivos. También aparece junto a infinitivos, pero nunca seguida de la preposición «de».

      ¿Qué has estado cocinando? Apesta a frito.

              -¿A dónde fue Manolito? –A ver a su madre.

 

Ah. Es una interjección que expresa «pena, admiración, sorpresa o sentimientos similares»:

         ¡Ah, vale! No te había entendido.

 

«Ahí», «hay» o «ay»

Es muy frecuente la confusión entre estas tres palabras.

Ahí. Es un adverbio demostrativo que significa «en ese lugar». Ante la duda, podemos probar a sustituirlo por alguno de sus compañeros, «aquí» o «allí»:

        Ahí está Manolito.

Hay. Es la tercera persona del singular del presente de indicativo del verbo haber. Muchas veces se puede sustituir por otras formas del verbo haber (había, habría, habrá…) o del tener:

  Hay más sopa, no os quedéis con hambre (Habrá / tenemos)

Ay. Puede ser una interjección que suele expresar dolor o aflicción, o también un sustantivo que significa «suspiro o quejido» y cuyo plural es «ayes».

     ¡Ay! ¿Por qué me pegas?

  El chico está enamorado. Nos machaca los oídos con sus ayes.

Bueno, hasta aquí hemos llegado con este tema sobre cómo usar la H. Creo que no es tan difícil, ¿verdad? Pues ahora a llevarlo a la práctica.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

La adecuación: piensa en tu lector

La adecuación: piensa en tu lector

Cuando los escritores hacemos una entrevista o hablamos en una presentación, rara es la ocasión en que no decimos que para nosotros el lector es lo más importante. Y en la mayoría de casos os puedo asegurar que somos totalmente sinceros. ¿Pero hasta qué punto pensamos...

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

Hace unas semanas compartí con vosotros un artículo sobre la historicidad de uno de los dioses mitológicos por antonomasia. En «¿Existió un Heracles histórico?» utilizaba para mi argumentación la similitud entre nuestro conocido semidiós con otro héroe mitológico muy...

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *