El poeta y visir de “La predicción del astrólogo”: Ibn Ammar

por | Oct 5, 2022 | Notas autobiográficas, Novela histórica

En artículos pasados he profundizado en la vida de algunos personajes de mi novela “La predicción del astrólogo“, como por ejemplo el rey Al-Mutadid, la poetisa Wallada y el príncipe Ibn Zaydun,

Como ya sabréis, la creación de los personajes es una de las partes más fascinantes en la elaboración de una obra. Especialmente, si se trata de una novela histórica. Ya que en este caso, como escritores, podemos comenzar a partir de la vida real de alguien. Descubriendo lo que queda de su biografía nos damos el lujo de construir el mundo de aquel personaje, la realidad de su época y de contar cómo vivió a lo largo de su existencia.

Por ello, me parece sumamente interesante contaros la vida que hay detrás de los personajes históricos de mis novelas, y hoy he escogido para vosotros al poeta y visir andalusí Ibn Ammar, también conocido con su nombre completo Abu Bakr Ibn Ammar al-Mahri.

¿Quién fue Ibn Ammar?

Para responder a esta pregunta es necesario profundizar en el origen de este personaje. A partir de su nacimiento, pasar por el desarrollo de los acontecimientos que dieron lugar a su historia y finalmente llegar a las consecuencias con las que tuvo que enfrentarse en el final de su vida.

Empecemos por el comienzo.

Ibn Ammar nació en 1031 en la actual ciudad portuguesa de Silves. Venía de una familia musulmana de la Península Ibérica. Era un muladí de orígenes humildes. No obstante, tuvo la suerte de ser visir del reino taifa de Sevilla gracias a su amistad con Al-Mutamid, el hijo del rey.

Desde muy joven decidió irse a estudiar a Córdoba. Al destacar en seguida en la literatura y la poesía, empezó a emplear su talento en la creación poética para ganarse la vida entre los nobles de aquel entonces. Así fue como consiguió entrar en el mundo político y social de la nobleza árabe andalusí, estableciéndose en la corte de Al-Mutadid.

El poeta se ganó la admiración del rey Al-Mutamid. De hecho, no obstante sus orígenes humildes, este poeta consiguió atraer la atención del hijo del entonces rey Al-Mutadid, transformándose en su gran amigo y amante.

Este acontecimiento romántico lo hizo avanzar en el desarrollo de una carrera política como visir. Y tras la muerte de su padre, Al-Mutadid ejerció una influencia favorable hacia él en la corte, le encomendaba tareas de embajadas, así como la ejecución de proyectos importantes y le reveló gran parte de sus secretos más íntimos.

Amores y desamores en el reino

Ibn Ammar no pudo entrar en la vida política de la corte hasta la muerte de Al-Mutadid. El cual desaprobaba la relación de su hijo con el poeta, hasta tal punto que lo envió al exilio. Por lo tanto, solo tras su deceso, Al-Mutamid pudo volver a su tierra y nombrar a Ibn Ammar visir de la taifa de Sevilla.

No obstante todo lo que había puesto en juego Al-Mutamid por Ibn Ammar, el poeta aprovechó de su nueva posición y del amor que el rey novicio sentía por él y se dejó llevar por sus deseos de poder. Llegó incluso a traicionar a su amigo, amante y rey.

Poesía, estrategia y lógica de Ibn Ammar

Durante sus años de actividad política consiguió la anexión de la taifa de Murcia al reino de Sevilla y convenció a al-Mutamid para que lo nombrara gobernador. Una vez logrado, aprovechó de la oportunidad y se autoproclamó rey. Entonces cortó súbitamente las relaciones con al-Mutamid, se dedicó a la bebida y escribió un poema en el que se burlaba de al-Mutamid.

El verdadero rey, como cabe de esperar, no estaba muy feliz de esta triple traición y no tardó poco en hacerlo caer del poder. Ibn Ammar fue  capturado en una emboscada y encarcelado en Sevilla.

No obstante, el corazón de Al-Mutamid seguía latiendo por Ibn Ammar y se inclinó inicialmente por el perdón. Pero más tarde el poema satírico en su contra terminó en sus manos y no obstante los poemas en los que el poeta pedía que lo perdonara fue inclemente y tomó la decisión más drástica de todas. Así fue que el rey mató al poeta con sus propias manos a finales del año 477.

Leyendas e historias alrededor del poeta

Ibn Ammar además de ser poeta y amante, era un hombre con una gran lógica y capacidad estratégica. De hecho, fue también ministro, dirigente y un brillante diplomático que contribuyó al crecimiento del reinado.

Gracias a sus habilidades se hizo famoso en Andalucía y en los reinos cristianos. Incluso llegaron a formarse leyendas alrededor de su persona. La más famosa está relacionada con una partida de ajedrez. Los rumores dicen que el poeta era invencible a este juego de estrategia.

Ibn Ammar al responder a la campaña de Alfonso VI contra Sevilla, aprovechó de la afición de Alfonso por el ajedrez.  Mandó a hacer un elaborado y bellísimo tablero de ajedrez hecho con partes de oro, y le dijo a Alfonso que haría lo que le pidiera si le ganaba. Pero Ibn Ammar ganó el juego y consiguió adjudicarse la campaña militar. Por ello, Ibn Ammar siempre fue admirado por Alfonso VI.

Además, se dice que el poeta fuera especialmente bueno en la poesía satírica y que hasta los príncipes de Andalucía temían a la obscenidad de su lengua.

Uno de sus poemas más famosos

Esta breve historia sobre Ibn Ammar no podría estar completa sin compartir uno de sus poemas, así que aquí viene una de las elegías en las cuales pidió perdón al rey Al-Mutamid antes de morir por su propia mano:

¿Acaso Silves no ha llorado por el que sufre
y Sevilla no ha suspirado por un arrepentido?
La lluvia cubrió el manto de nuestra juventud
en un país donde los jóvenes rompían los amuletos de la infancia.
Al recordar el tiempo de mi juventud, es como si se encendiese
el fuego del amor en el pecho.
Aquellas noches en que no hacía caso de la sensatez del consejo
y seguía los errores de los alocados;
condené al insomnio a los párpados somnolientos
y recogí el tormento de las tiernas ramas.
¡Cuántas noches pasamos en el Azud, entre los meandros del río,
que se deslizaba con la sinuosidad de una serpiente!
Escogimos el jardín como vecino y nos visitaba con sus regalos
que traían las manos de las suaves brisas;
nos enviaba su aliento y se lo devolvíamos aún más perfumado,
y con más suave brisa;
la brisa, en su ir y venir, parecía una chismosa,
que llevase y trajese maledicencia;
el sol nos daba de beber.
¿Quién ha visto el sol en mitad de la negra noche, sino nosotros?

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

Hace unas semanas compartí con vosotros un artículo sobre la historicidad de uno de los dioses mitológicos por antonomasia. En «¿Existió un Heracles histórico?» utilizaba para mi argumentación la similitud entre nuestro conocido semidiós con otro héroe mitológico muy...

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Cuando pensamos en los protagonistas de Roma siempre nos vienen a la mente sus grandes emperadores. Julio César, Adriano, Tiberio o Marco Aurelio aparecen en infinidad de novelas históricas, de hecho Nerón fue el emperador del Imperio Romano en la época en que se...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *