La historia de amor entre Ibn Zaydun y la princesa Wallada

por | Abr 6, 2022 | Notas autobiográficas, Novela histórica

Las historias de amor son parte de la vida y, por ende, de los libros. De hecho, estas se fusionan en la trama de algunas novelas históricas con extrema facilidad.

Mi novela “La predicción del astrólogo” no está centrada en ningún romance en específico. Aunque, en segundo plano, mientras se está sumergido en la lectura, se pueden entrever los lazos románticos que unen a algunos de sus personajes. Es el caso de Ibn Zaydun y la princesa Wallada.

No he profundizado en el romance entre estos personajes de mi libro porque la historia se centraba en otros aspectos, pero he decidido contaros, en este blog, la intrigante historia de amor y desamor entre los dos, hecha de problemas y poemas, ya que ambos eran escritores de poesía.

Ella: Wallada bint al-Mustakfi

De la increíble princesa Omeya, como le dicen en la canción, hija de Muhammad III de Córdoba, ya os he hablado anteriormente en este artículo.

Sabemos que, gracias a su extraordinaria belleza, terminó enamorando a muchísimos hombres en el transcurso del reinado de Ál-Andalus. Entre los tantos, destaca el visir cordobés Abu Amir, que aparece también como personaje de mi obra.

A pesar de este séquito de admiradores, al parecer, en esa época, su corazón se abrió al amor y a la pasión verdadera solo con un hombre.

Es interesante observar cómo el amor no era lo único que movía a Wallada. Aparte de su enamoramiento por el poeta cordobés Ibn Zaydun, estuvo lejos de ser la dama estereotipada de muchas realidades aristocráticas. De hecho, esta mujer formidable, bella, independiente y culta, gracias a los fondos heredados tras la muerte de su padre, creó en Córdoba un palacio y un salón literario, muy frecuentado por los poetas e intelectuales de la época.

Èl: Abū al-Walīd Aḥmad Ibn Zaydūni al-Makhzūmī

No es la primera vez que os hablo en mis artículos de Ibn Zaydun, también conocido como Abenzaidun, y la historia con la princesa, pero quiero contaros algún detalle más, aspectos que nunca os he revelado sobre la vida y la historia de estos dos personajes.

Zaydun, más allá de ser el amante predilecto de la princesa Wallada, fue un político y un famoso poeta árabe. Es más: se le considera uno de los mayores poetas neoclásicos de Al-Ándalus.

Nace en 1003, en la ciudad de Córdoba. Perteneciente a una familia árabe aristocrática sumamente importante en aquella época, la estirpe de Makhzum, desde temprana edad, vive la vida política, creciendo durante el declive del califato, y participa en ella activamente.

Un amor que comenzó con las palabras

En una fiesta, las miradas de Wallada y Zaydun se encontraron para dar vida a uno de los romances más intrigantes de la historia.

Desde ese momento, empezaron a cortejarse, siguiendo un ritmo poético dictado por ambos. Uno completaba las palabras del poema recitado por el otro, de tal forma que la pasión no tardó en aparecer entre los dos esa misma noche, desatando un romance tan intenso como breve.

Para mantener su historia de amor a salvo de la calumnia de otras mujeres, Wallada le pidió a Zaydun que su relación se mantuviera secreta:

Espera a visitarme cuando caiga la oscuridad, pues creo que la noche guarda mejor el secreto. Lo que siento por ti es tal que, igualmente afectada, la luna no brillaría, la noche no se extendería, y las estrellas no viajarían.

A lo que él le respondía:

Si, después de ti, mi noche se hace larga, ¡cuánto me quejo ahora de la brevedad de esta noche contigo!

A pesar de estas muestras de amor poético, Ibn Zaydun terminó traicionando a Wallada, poniéndole así fin a la historia de ambos. Algunos atribuyen la ruptura de la relación a otras causas, como, por ejemplo, a las primeras actividades políticas anti-Umayyad por parte de Ibn Zaydun, o la rivalidad con el rico ministro Ibn Abdus, antiguo amigo de Ibn Zaydun, que, supuestamente, se ganó el favor de Wallada. Aún así, lo cierto es que en los escritos entre ambos aparece, de modo determinante, la traición como causa culminante del final de su enamoramiento.

La gran traición que lo terminó todo

El poeta traicionó a la poetisa, muy probablemente, con una de las siervas de Wallala. Esta se llamaba Munya, una esclava que la misma Wallala había comprado y que se ocupó de instruir en su palacio y salón literario.

Esta traición nunca fue perdonada por la princesa, y quizás se dio, en parte, por las tradiciones de la sociedad en la que vivían en aquella época. Mientras que, por otro lado, seguramente Zaydun no pensó que tal deslealtad fuera tan grave o prefirió verlo de esta manera en aquel entonces.

Desde ese momento, se intercambiaron unas cartas de amor, o sería más correcto decir de desamor, en las que Wallada puso en claro su punto de vista sobre aquella traición, diciéndole a Ibn Zaydun:

Si fueras justo con el amor que compartimos, no te habrías enamorado de la esclava, prefiriéndola a ella. Dejaste de lado una rama cargada de belleza, y te inclinaste por la rama que no da frutos. Sabes bien que soy la luna llena del cielo, pero, para mi desgracia, te has encaprichado con Júpiter (‘un planeta oscuro’).

Una historia de amor, poesías y celos

La historia entre Wallada y Zaydun impactó en la vida de ambos de manera determinante.

Esto se puede observar no solo en los diferentes testimonios redactados por ambos, sino también en las consecuencias que tuvo el fin desastroso de su relación, dejando secuelas en la existencia de los dos. Especialmente, en el caso de Zaydun, que, probablemente, terminó muy arrepentido de sus actos, ya que, hasta el final, siguió escribiéndole cartas a Wallada, sin nunca recibir una respuesta:

Tú te has ido y nosotros nos hemos ido, pero nuestras costillas nunca han recuperado la salud por añorarte; ni se han secado nuestros conductos de lágrimas.

Lo cierto es que quizás no existan palabras ni sentimientos tan fuertes que puedan salvar a una historia de amor de los celos y el dolor generados por una traición como esta.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Cuando pensamos en los protagonistas de Roma siempre nos vienen a la mente sus grandes emperadores. Julio César, Adriano, Tiberio o Marco Aurelio aparecen en infinidad de novelas históricas, de hecho Nerón fue el emperador del Imperio Romano en la época en que se...

Personajes arquetipos: ¿Hay que huir de ellos?

Personajes arquetipos: ¿Hay que huir de ellos?

Aunque la literatura es un arte complejo y lleno de matices, todos ellos igual de importantes, estaréis de acuerdo conmigo en que los tres elementos más importantes a la hora de crear una novela son el argumento, el escenario (en el espacio pero también en el tiempo)...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *