Cómo usar las comas correctamente. Segunda parte

por | Mar 6, 2018 | Ortografía & Gramática

Tras el primer artículo sobre cómo utilizar las comas, continuamos estudiando cómo usar las comas correctamente.

Esta vez vamos a tratar su relación con algunas conjunciones y otras cositas. Puedo imaginar vuestros saltos de alegría.

Tabla de contenidos

Cómo usar las comas correctamente con las conjunciones y, e, ni, o, u

La regla general nos dice que no se debe usar coma cuando el último elemento de una coordinación va introducido por una de estas conjunciones. Lo aclararé con un ejemplo:

Aquí tenemos un coche elegante, rápido y cómodo (Y no: Aquí tenemos un coche elegante, rápido, y cómodo).

Es un desastre, no cerró la puerta, las ventanas ni la verja. (Y no: Es un desastre, no cerró la puerta, las ventanas, ni la verja).

Pero, como casi siempre en esta vida, aparecen excepciones para que no nos aburramos. Voy a intentar descifraros lo que dice la RAE al respecto:

En enumeraciones con elementos separados por punto y coma, delante de la conjunción que introduce el último, tendremos que poner coma o punto y coma:

En una caja encontramos su pasaporte; en la mesilla, su tarjeta sanitaria; bajo la cama, una tarjeta de crédito, y el dinero, en un cajón. 

Pondremos coma cuando la frase que encabece la conjunción se refiera a todo el enunciado que la precede y no solo al último de los elementos coordinados:

Se puso las gafas, los zapatos y la cazadora, y se fue corriendo.

            Dudo si debo comprar la cazadora o el pantalón, o ahorrarme el dinero.

Como veis, en estos casos las conjunciones suelen repetirse, aunque no siempre.


Cuando enlazamos varios elementos de naturaleza parecida y el último es diferente, por ser una conclusión o consecuencia, pondremos coma antes de la conjunción:

Los niños comieron tarta, jugaron al escondite, cantaron, y se fueron de la fiesta muy contentos.

Cuando la primera de las oraciones coordinadas es algo extensa o cada oración tiene un sujeto diferente, se suele poner coma, si bien no es obligatorio:

Podemos bajar a la tienda de ultramarinos del señor Manolo para comprar los ingredientes que necesitamos, o quedarnos en casa sin hacer el bizcocho.

Marta se acomodó en su asiento, y Víctor lloró en el andén al comprender que el tren la alejaba para siempre de su vida.

Cuando la conjunción “y” tiene significado parecido a “pero”, podemos poner coma.

Aprovecho para invitaros de nuevo a visitar el artículo anterior y ver lo que explicaba en él sobre el “pero”:

Ya le dijimos que íbamos al cine, y prefirió quedarse en casa.

Por supuesto, hay que poner coma delante o detrás de estas conjunciones si hay antes o después de ellas un inciso u otro elemento que deba ir entre comas (ver artículo anterior):

Papá, buen astrónomo aficionado, y su amigo Carlos salieron a contemplar las estrellas.

Más te vale estudiar o, ¡Dios no lo quiera!, te quedarás sin vacaciones.

Aquí podemos incluir a las conjunciones que encabezan un elemento que funciona como inciso o aclaración de lo que se acaba de afirmar:

Aprobaba con facilidad, y casi sin estudiar, todas las asignaturas.

            Él era un poco ingenuo, o simplemente romántico, y se llevaba muchos palos.

En casos de polisíndeton, es decir, cuando repetimos la conjunción en cada elemento coordinado, también se suele poner coma antes:

Ella me abrazó, y me dijo cosas bonitas al oído, y me besó, y me desnudó.

            Creo que ni me vio, ni me olió, ni me escuchó, ni nada.

La coma y los conectores

Los conectores son elementos, normalmente adverbios y locuciones adverbiales, que enlazan un texto con el precedente. Hay un montón: además, encima, en el fondo, de hecho, igualmente, por si fuera poco, al contrario, en cambio, no obstante, sin embargo, con todo, en cualquier caso, entonces, es decir, esto es, o sea, dicho de otro modo, así, por ejemplo, en fin, en resumen, a continuación, en primer lugar, por otra parte, dicho esto, por cierto… El etcétera es muy largo.

¿Adivináis? Sí, hay varias reglas respecto a su puntuación.

Si el conector va al inicio del enunciado que queremos enlazar (subrayado en los ejemplos siguientes) con la oración precedente, pondremos la coma detrás del conector y, delante, el signo de puntuación que corresponda en ese contexto:

Cambió mucho, es decir, parecía haberlo pasado mal (coma antes del conector).

Ella acudió a la cita; no obstante, no pensaba perder allí mucho tiempo (punto y coma antes del conector).

Estaba harto de malos modos. Por si fuera poco, el dinero llegaba con bastante retraso (punto antes del conector).

Si están en medio del enunciado que queremos enlazar, lo escribiremos entre comas:

Todos se apuntaron a la cena. No hubo nadie, sin embargo, que se ofreciera a organizarla.

La OLE nos dice que también irán entre comas los conectores precedidos por nexos como “si”, “cuando” o “aunque” y conjunciones como “y” o “pero”.

           Estaba bastante cansado, pero, pese a todo, fui con ella.

           Si, por ejemplo, amanece nublado, iremos a comer a otro sitio.

Pero también nos dice que podremos prescindir de las comas mientras no se produzcan ambigüedades al interpretar el texto:

Estaba bastante cansado, pero pese a todo fui con ella.

Esta es la práctica más habitual en casos como el anterior, en los que tiene que haber coma antes de la conjunción, para hacer más fluida la escritura.

Varios conectores pueden ir en posición final de la oración que enlazan. En ese caso, pondremos una coma antes, y después, el signo que corresponda:

Fue duro y costoso. Hubo quien lo disfrutó, pese a ello.

Está casi nuevo. Hay que hacer una puesta a punto, sin embargo: cambiar el aceite…

¿Conectores o no conectores?

Hay palabras o expresiones que pueden servir como conectores o tener otra función distinta. Tenemos que aprender a distinguir las diferentes situaciones, pues la puntuación variará en un caso u otro. Vamos a ver los ejemplos que aparecen en la OLE y que suelen hacernos dudar bastante:

Entonces

  • Conector (= por lo tanto, por consiguiente). Entonces, siguió adelante.

Como vemos, en este caso ha de seguirle una coma. El meme de la derecha está mal. Bueno, no solo en este caso, pues se pasa por el forro toda la puntuación.

  • No conector (=en ese momento). Entonces siguió adelante.

Sin coma.

En cambio     

  • Conector (= por el contrario). Le ofreció, en cambio, pasar la noche en su casa.

Entre comas.

  • No conector (= a cambio). Le ofreció en cambio pasar la noche en su casa.

Sin comas.

Pues

  • Conector (= así pues). Lo odio, pues; es un prepotente.

Coma antes; después, el signo que toque.

  • No conector (= ya que).  Lo odio, pues es un prepotente.

Coma solo delante.

 

Así

  • Conector (= por lo tanto). Así, obedecimos.

Con coma.

  • No conector (= de esa manera). Así obedecimos.

Sin coma.

A propósito

  • Conector (= dicho sea de paso). No lo hizo, a propósito.

Con coma.

  • No conector (= deliberadamente).  No lo hizo a propósito.

Sin coma.

Y aquí lo dejo por ahora. Volveremos a encontrarnos con las comas, sin duda. Hasta el próximo artículo.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Mujeres en la antigua esparta

Mujeres en la antigua esparta

Ya he escrito bastante acerca de los hombres espartanos y su lugar en la sociedad, pero ¿qué hay de las mujeres? ¿Qué rol ocupaban ellas en esa sociedad ferozmente guerrera? Los historiadores pudieron rescatar una cantidad limitada de información sobre este período,...

El culto espartano a los dioses: Artemisa

El culto espartano a los dioses: Artemisa

El pueblo espartano ha sido famoso por tener uno de los ejércitos más fuertes en toda la historia. Desde pequeños, y con solo 7 años, los soldados iban a buscar a los niños a su casa y, desde esa edad, los preparaban para convertirse en guerreros. Como habréis podido...

Como escribir un buen libro

Como escribir un buen libro

Escribir un libro es una tarea que lleva tiempo y dedicación. Si es la primera vez que una persona se lanza a escribir, se encontrará con varios obstáculos en el camino. La mayoría de las veces, uno no sabe qué camino seguir o se encuentra ofuscado y con falta de...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.