Este mes volvemos al siglo XVII, a un periodo dominado por un estilo barroco que impulsa extraordinariamente al teatro y donde los gobernantes dotan a las ciudades de lugares fijos para su puesta en escena, convirtiendo en profesionales a aquellos que se dedican a esto de la actuación. Lope de Vega  fue uno de los máximos representantes de este estilo, pero el autor que nos ocupa este mes recoge el guante y lo mejora. Con una vida que intenta dejar al margen de su público, Calderón de la Barca se convierte en uno de los máximos representantes del teatro de esta época.

Calderón de la Barca: sus primeros años

Calderón de la BarcaPedro Calderón de la Barca nace en Madrid un 17 de enero de 1600. Su interés en dejar su vida privada al margen de su obra hace que sea un poco difícil determinar sus orígenes, pero todo indica, según sus estudiosos, que tenía cierta nobleza de abolengo. Su linaje ostenta escudo de armas, casa solariega y cargos en la corte, lo que  nos indica que Calderón nace, por lo tanto, en el seno de una familia acomodada siendo el tercero de seis hermanos.

Aunque comienza a estudiar en Valladolid, sede de la corte por aquellas fechas, con ocho años comienza a asistir al Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, donde recibe una educación suficiente para ingresar años después en las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca hasta alcanzar el título de Bachiller en Cánones, afianzando así sus conocimientos escolásticos, que lo capacitan para la carrera eclesiástica para la que estaba destinado por imposición familiar, más concretamente de su abuela.

Para los amantes de las imágenes en movimiento y para los que no… también. Este video de un par de minutos te explica datos singulares de Calderón.

Calderón de la Barca: el militar

Calderón de la Barca sirvió como soldado y participó en algunas batallasParece ser que ante la imposición familiar para ser eclesiástico, Calderón de la Barca se rebela, llegando a participar en el asalto a un convento de clausura de las monjas trinitarias allá por 1629. La crisis económica por la que atravesó la familia parece ser que le obligó a dejar sus estudios y entrar al  servicio del duque de Frías, viajando por el norte de Flandes e Italia entre 1623 y 1625, y participando en la batalla de Fuenterrabía contra los franceses y como coracero en la campaña de Cataluña para hacer frente a la sublevación contra la corona que se produjo en 1640 donde, además, fue herido. Dos años después dejará el ejército obteniendo con su licencia una renta vitalicia.

Hay que señalar que durante estos años ya es autor de obras teatrales de éxito como La Dama Duende.

Calderón de la Barca: Sacerdote

Tras abandonar el ejército en 1642, Calderón de la Barca entra al servicio del Duque de Alba. Durante la década de los cuarenta se centra en el tema religioso, quizá por el largo luto que se impone en 1644 por la muerte de la reina Isabel, y del príncipe Baltasar después, que trae como consecuencia el cierre de los teatros y la prohibición de las representaciones teatrales. Además estos años coinciden con algunas experiencias personales muy duras, como la muerte de sus dos hermanos y el posible nacimiento de su hijo, dato difícil de confirmar, que terminarán afectando a nuestro autor, llevándole a ordenarse sacerdote en 1651 y llevar una vida de retiro en Toledo como Capellán de los Reyes nuevos.

En este periodo, Calderón se replanteará lo que escribe y decide suprimir las comedias que le hacen famoso por su representación en los “corrales”. Cambia de género obligado por el sacerdocio que practica, pero se centra en las piezas mitológicas y musicales, así como en autos sacramentales, género este último que le llevará a la cumbre expresiva.

En 1663 el rey lo nombra capellán de honor lo que le hace volver a Madrid, y aunque renuncia a escribir para los “corrales” escribirá su última comedia en 1680, ya que en mayo de 1681 fallece sin terminar el último de sus autos sacramentales.

[bctt tweet=»Con Calderón de la Barca se acaba el Siglo de Oro Español. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación? » username=»jecobejess»]

Calderón de la Barca: Su obra

El alcalde de Zalamea es probablemente la obra más conocida de Calderón de la BarcaCon Calderón de la Barca se llega a la culminación barroca del modelo teatral que inicia Lope de Vega años antes. En sus obras aparecen los temas que Lope trata en la suyas: el honor, la monarquía y la religión son tratados por Calderón con una perspectiva más reflexiva, profundizando en los grandes problemas filosóficos y morales de la época barroca, quedando reflejado de forma magistral en una de sus obras  más famosas “El alcalde de Zalamea”.

Aunque Calderón comienza con obras dedicadas en su mayoría a las comedias de capa y espada que se aproximan, como hemos dicho, al teatro de Lope y pasa tras su ordenación como sacerdote a otras de tono más filosófico y religioso, lo cierto es que termina cultivando todo los tipos de géneros que se incluyen en el teatro barroco. Hay que destacar, no obstante, que como dramaturgo de la corte, la composición de comedias para Palacio fueron una constante para divertimento del rey en una época donde este tipo de lujos eran motivo de críticas por parte de la sociedad, ya que estos derroches económicos y el ansia de los miembros de la corte por el divertimento, contrastaba con las graves penurias y los desastres de la guerra que eran una constante en el país. Como ejemplo de esto cabe mencionar la construcción que el conde duque de Olivares mandó realizar en el palacio del Buen Retiro, lugar destinado al esparcimiento del monarca y donde Calderón estrenaría su obra El mayor encanto, amor un escenario en el centro de un estanque donde el Rey y la nobleza podían disfrutar  subidos en barcos de unas representaciones teatrales que cada vez eran más complejas en cuanto a escenografía se refiere, complejidad y efectos que con el tiempo se trasladarán también al llamado “teatro de corral”.

Tras esto, decir que los estudiosos de la obra de Calderón la clasifican en tres grandes grupos: drama, comedias y autos sacramentales.

  • Dramas: En este apartado se incluirían obras como El Alcalde de Zalamea, donde se trata el tema del honor y que se dice que copia la historia que Lope de Vega ya cuenta en fechas anteriores. La vida es sueño su obra cumbre, donde trata el conflicto entre libertad y destino y el poder. Y otras como El príncipe constante donde se centra en el tema religioso.
  • Comedias: En este apartado se tiende a diferencias las escritas para representar en los corrales de la época, conocidas como comedias de enredo. La dama duende y Casa con dos puertas, mala es de guardar serían un buen ejemplo; y las escritas para representar en ambientes cortesanos, conocidas como comedias de aparato, cargas de motivos mitológicos. La estatua de Prometeo sería una de ellas.
  • Autos sacramentales: No hay que decir que se centra en el tema religioso, de hecho en  su obra más destaca El gran teatro del mundo Dios es el autor de este drama con la virtud como punto de eje.

 

Cabe destacar que también, en menor número, escribió zarzuela, entremeses y loas (pieza breve que se representaba en forma de monologo antes del primer acto donde se explicaba el contenido de la obra que se representaba después)  o mojiganga (farsa representada con máscaras y disfraces típicos).

Aquí tenéis un fragmento  de la que posiblemente es su obra más famosa La vida es sueño interpretada por la gran Blanca Portillo. Si te gusta el buen teatro no puedes perderte estos dos minutos. Y este  otro   de la Biblioteca Virtual Cervantes os resumen en cinco minutos su vida.

Lo cierto, y más allá de todo lo dicho y visto, es que Calderón de la Barca representa la cumbre de las artes escénicas de un periodo irrepetible: el barroco.

Y hasta aquí el autor de este mes. Sed buenos y leed mucho.

RSS
Instagram