Cómo lograr un estilo de escritura personal

por | Ene 2, 2022 | Consejos para escritores

Una de las tareas más difíciles a la hora de escribir, es desarrollar un estilo de escritura personal. El estilo auténtico de cada uno es algo que se consigue solo con los años. Tras escribir varios textos y novelas, uno va progresando en su propio sello. Pero es complejo, por el hecho de que, quizás, aunque nosotros ya sepamos cuál es nuestro estilo, al lector y al público le costará años lograr identificarnos y asociar determinada forma de escribir con nuestra identidad de escritores.

Hay formas que nos ayudarán a desarrollar nuestro estilo de escritura personal. Os cuento cómo podéis conseguir un estilo de escritura que se diferencie y que destaque del resto.

Veréis que, en el instante en el cual las personas asociarán automáticamente un cierto tipo de estilo con vosotros, habrá llegado ese gran momento en el que habréis conseguido distinguiros del resto de los escritores y ser únicos. 

¿Qué es el estilo de escritura?

¿A qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de un estilo de escritura?

El estilo es un elemento característico de la personalidad del escritor. Se refiere a una manera específica de escribir, una particularidad propia de un autor. El estilo hace alusión a la forma de expresarse que tiene un artista, y, a lo largo de su carrera, ese modo de expresión puede perfeccionarse. Con el tiempo, el autor consigue un estilo más definido y único que lo hace fácilmente identificable. 

El estilo personal es ese toque que uno posee que marca la diferencia por sobre los demás. Es la firma del autor, su esencia y su alma. Todas las personas tenemos un estilo de hacer las cosas, y los escritores, como los artistas en general, encuentran el suyo con el tiempo. Es un camino por recorrer, ya que este elemento tan fundamental no nace de un día para el otro, sino que se va gestando con el pasar de los años. Aquello que nos hace diferente al resto es nuestro estilo de escritura, y por ello se nos conoce. Es importante recalcar que, para alcanzar un estilo propio, primero es necesario tener pleno conocimiento sobre las normas y reglas de escritura, es decir, sobre las técnicas y los recursos literarios. Una vez que las conocemos y las implementamos correctamente, luego podremos ir agregando nuestro “toque distintivo”.

Para cultivar un estilo, lo mejor es ser uno mismo. Puede sonar a cliché, pero si uno escribe sobre temas que son de su genuino interés, no faltarán personas que deseen leer la obra en cuestión. Estas personas son las que comparten ese mismo interés y buscan abordar más ampliamente en una determinada temática. 

Escribe sobre temas que te gusten

Aún más difícil que escribir historias es escribir acerca de cosas que a uno no le producen ni el menor interés. Es fundamental tener en mente que debemos escribir sobre asuntos que nos gusten, que nos apasionen, ya que si realizamos un escrito acerca de algo que nos disgusta, esto será notorio. Uno lo hará con desgana y se asemejará más a un manual o un diccionario que a un relato de ficción.

Uno tiene que escribir sobre aquello que quiere leer, ya que es imposible que nos lea todo el mundo, pero escribir sobre temas populares o de moda no es lo más aconsejable. Como primer punto, ya existen muchos escritores y periodistas que se dedican a los temas de moda y tendencia, así que si destacar es lo que buscas, definitivamente, estás lejos de ello siguiendo este camino.

Sé genuino y auténtico

Lo mejor es ser genuino, ser auténtico con uno mismo. A veces, los autores comprometen su escritura por miedo a que nadie los lea, y aquí la inseguridad juega un papel importante: creemos que nuestros textos son de mala calidad y no confiamos en nuestra habilidad y nuestra imaginación. No obstante, el mejor ejemplo de esto es, nada más ni nada menos, J.K Rowling, la escritora de Harry Potter

Si ella hubiera pensado en escribir acerca de lo que todos escriben, jamás hubiera salido a la luz su genio creativo. Harry Potter es una historia sumamente original, con elementos preexistentes de magia, pero con un giro distintivo propio del estilo de ella. Además, existe la popular anécdota de que la habían rechazado en decenas de editoriales, sin embargo, ella no se dio por vencida. Confiaba en que Harry Potter era una buena historia y existían muchísimas editoriales. Un día, una de ellas logró ver el potencial, y así se lanzó uno de los best sellers más significativos de todos los tiempos.

La persistencia es clave

Siguiendo con el caso anterior, no frustrarse ante la primera negativa de una editorial y no desistir también es un gran consejo. Es probable que la primerísima editorial, a la cual le ofrezcamos un manuscrito, pueda no estar interesada. No se trata de un golpe de suerte, sino de seguir intentando y tener constancia. Algún día, alguien podrá apreciar el valor de nuestra obra. 

La constancia es imprescindible, ya que he dejado claro que el estilo surge a partir de lo que hagamos cada día para perfeccionarlo. Como principal medida, leer es indispensable. Leer mucho, y de diversos escritores, ayuda a contemplar distintos estilos de escritura, de diálogos, de descripciones, y de todo tipo de recursos literarios en general. De esta forma, se puede observar que, si bien las técnicas y reglas son las mismas, cada autor las emplea de una forma diferente y las hace suyas. Si uno se dedica a leer una gran cantidad de libros de una multiplicidad de autores, se dará cuenta de ello. 

Por otro lado, tener a mano un cuaderno también es muy útil para cuando nos damos cuenta de esos detalles en el estilo de cada escritor. Cada vez que se logre identificar el modo peculiar en que emplean ciertos recursos, es necesario anotarlo. Allí descubriremos que las posibilidades son infinitas, y que, por más que sea necesario mantener una estructura, eso no significa que todos escriban de la misma manera y que no se puedan flexibilizar ciertas pautas.

Por este motivo, toma nota de los párrafos, de los pasajes que hayan llamado tu atención, analiza de qué forma rompen con el esquema, teniendo aun sentido la obra.

Una evolución constante

Es probable que no hallemos nuestro estilo en nuestra primera obra, ni en la segunda. El estilo va mutando y transformándose. Es algo que se genera con el tiempo y no surge espontáneamente. No es el caso de nadie, ni siquiera de aquellos escritores que consideramos genios literarios.

El estilo se cultiva y se trabaja. Por ello, es muy importante que no dejes de escribir, en un cuaderno, en el ordenador, en cualquier elemento que tengas cerca. Anota tus ideas, por más tontas que te parezcan. A priori, es solo una idea, pero, como un diamante en bruto, se puede pulir.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El dios de la muerte de “El collar maya”: Ah Puch

El dios de la muerte de “El collar maya”: Ah Puch

Hay un libro que escribí del que no os hablo muy a menudo. Se trata de "El collar maya", una novela de ficción histórica del 2012, contextualizada en España durante el tan célebre, y temido por algunos, fin del mundo maya de ese mismo año. No obstante, aunque ya haya...

Fijar el precio de tu primer libro

Fijar el precio de tu primer libro

¡Lo has logrado! Has pasado por todas las etapas del autor novel, te has enfrentado a tus mayores inquietudes, te has puesto a redactar día tras día, y, finalmente, has terminado de escribir tu primer libro. En este escenario ideal, lo más probable es que te falte aún...

El matrimonio en la sociedad espartana

El matrimonio en la sociedad espartana

Si hoy en día observáramos las dinámicas de los matrimonios en la antigua sociedad espartana de "Hijos de Heracles", muy probablemente nos quedaríamos boquiabiertos por los aspectos progresistas. Aspectos que no encajan en nuestra idea de relación de aquella época. En...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

1 Comentario

  1. Elena Velásquez

    Muchas gracias Teo, cuando me encontraba escribiendo mi primera novela, tus buenos consejos y lineamientos me sirvieron de gran ayuda. Y aunque he jurado no volver a escribir nunca más una novela, ahora que he seguido leyendo y estudiando y tus enseñanzas, junto con darme un tiempo sabático, creo que quizás me vuelque en una novela más. Aunque como periodista científica todavía no estoy segura, porque he cifrado mi mayor interés en escribir otro libro sobre Homeopatía y el gran que ofrece este tipo de medicina.

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.