Historia y obras de Pablo Neruda

por | Jul 12, 2021 | Géneros literarios, Mundo Editorial

Hoy, 12 de Julio, hace más de cien años nacía Pablo Neruda, chileno de indudable fama que, como veremos, fallece en 1973, pocos días antes del golpe del general Pinochet.

Este escritor ha sido uno de los poetas más importantes de habla castellana. De hecho, sus obras han alcanzado los rincones de todas las bibliotecas y librerías del mundo.

Pero no os quiero adelantar nada, ya que la vida del conocido poeta es, sin duda, emocionante, plagada de sucesos muy importantes, no solo a nivel literario, sino que también histórico y político. Sin más vueltas, os cuento vida y obras de Pablo, o, mejor dicho, Ricardo.

El alter ego de Jan Neruda

El verdadero nombre de Pablo Neruda era Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto. Eligió su nom de plum –así se le dice a los seudónimos de los escritores- inspirado en el escritor checo Jan Neruda, del cual él mismo era un gran admirador.

Jan es recordado, en gran parte, por ser un gran autor de prosa, y Pablo es indiscutiblemente uno de los más importantes poetas del siglo XX. Existen muchas analogías entre ambos escritores, no solo a nivel literario, sino que incluso caracterialmente.

El Neruda checo, por su parte, escribió algunos poemas notables, mientras que el Neruda chileno nos regaló antes de su muerte una notable obra en prosa, “Confieso que he vivido“. De tal forma, uno entra en el territorio literario del otro y, gracias a ello, es posible observar aún más de cerca el parecido entre los dos.

Como por ejemplo, en el empleo de los paisajes y de la naturaleza como metáforas de lo humano:

Eres como un paisaje de montaña

Tus cabellos son como un bosque oscuro y fabuloso

Eres un mundo completo

Esto es lo que escribe Jan. Al igual, Pablo, en sus versos, emplea recursos parecidos:

Cantabas en el viento como los pinos y como los mástiles. Como ellos, eres alta y taciturna.”

Acogedora como un viejo camino. Te pueblan ecos y voces nostálgicas. Yo desperté, y a veces emigran y huyen pájaros que dormían en tu alma.

Ambos escritores fueron periodistas comprometidos que vivieron intensamente sus respectivas épocas, y se caracterizaron por sentir mucho el tema de la soledad.

Un encuentro entre dos parecidos, querido por el mismo Pablo, que los ha convertido en compañeros anacrónicos.

Las primeras obras de Pablo Neruda

En 1921, escribe su primer poema, titulado “La canción de la fiesta”, y ,con tan solo 19 años, publica sus primeras obras, entre las que cabe destacar “Crepusculario”.

Al no contar con mucho dinero en ese momento, el escritor vende algunas de sus pertenencias para poder financiarlo, como muebles, trajes, e incluso un reloj que había sido regalo de su padre. De todas maneras, esto fue insuficiente, por lo cual, termina acudiendo a la generosidad de un amigo que lo ayuda a pagar a la editorial para poder dar a luz los primeros ejemplares de su obra.

En este primer escrito, Neruda consigue expresar la forma en la que sentía y veía el mundo exterior. Encuentra su voz y registro propios, además de aprender, desde muy joven, las distintas formas de creatividad que se le pueden aplicar al lenguaje. Por otra parte, es aquí que empieza a adquirir el rasgo romántico que caracteriza gran parte de su producción poética.

Los juveniles poemas de amor

El gran éxito literario en su vida ocurre poco después, cuando, en 1924, la Editorial Nascimiento publica el célebre libro “Veinte Poemas de Amor y una Canción desesperada”. Obra que le permitió ganar un enorme reconocimiento, tanto nacional como internacional. 

¿Quién no reconocería alguna de las famosas palabras que forman el destacado poema número XX?

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,
y titilan, azules, los astros, a lo lejos.”

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el ultimo dolor que ella me causa,
y estos sean los últimos versos que yo le escribo.

Más allá de que Neruda comenzara a ganar popularidad por su poesía, esto no lo eximia de sus problemas económicos. Por ende, con la ayuda de sus amistades, consigue un puesto como Cónsul de Chile a los 23 años. Así es enviado a Yangón, ciudad ubicada en Birmania, y empieza a viajar por distintos destinos del mundo por trabajo.

Hasta que, en el año 1934, su profesión lo lleva a trasladarse a la Península Ibérica.

“España en el corazón”

Llegado a España, Neruda conoce y se relaciona con grandes escritores, como Federico García Lorca, Miguel Hernández, Rafael Alberti y otros autores de la llamada Generación del 27, un grupo conformado por los más notables poetas españoles de la literatura del Siglo XX.

Durante su permanencia en España, fundó la revista de poesía “Caballo Verde”. Al encontrarse en el contexto de la guerra civil española, escribe “España en el corazón: himno a la gloria del pueblo en la guerra”, obra en la que expone las atrocidades de ésta.

Aquí Neruda tuvo un rol fundamental, ya que miles de españoles fueron obligados a exiliarse de su país. El principal destino elegido por estos fue Francia, que lejos estuvo de acogerlos con los brazos abiertos. La situación política en el continente europeo hizo que el escritor chileno desease involucrarse y ayudar a los refugiados. Ejerció presión sobre el gobierno de su país. Finalmente, este cedió para recibir a más de dos mil refugiados, cambiando su destino y otorgándoles otra oportunidad. Estos se encontraban en campos de refugiados franceses, en condiciones de vida muy precarias.

Su cargo de cónsul le permitió gestionar los visados de aquellas familias que habían sido separadas por la guerra, además de una contribución económica para que pudieran viajar a bordo del buque Winnipeg, en agosto de 1939. 

Vuelta a su “Dulce patria”

El poeta regresó a Chile en el año 1939 y comenzó a formar parte del Partido Comunista de su país.

A partir de este hecho, sus escritos literarios dieron un vuelco hacia una obra de carácter más bien política. Esto se ve reflejado en el libro “Canto General”, donde el propio autor explica en sus memorias que lo consideraba como su libro más importante. En sus palabras lo contempla como un “proyecto poético monumental” que abarca la historia de América Latina y está basada en los antiguos cantos épicos. 

Llegado el año 1945, le fue otorgado el Premio Nacional de Literatura de Chile. En ese momento, él ocupaba el cargo de Senador de su país. El autor hizo uso de su posición, expuso y denunció los abusos y desigualdades que se vivían en Chile durante el gobierno del presidente González Videla. Su postura provocó la persecución por parte del gobierno y una importante campaña de desprestigio hacia su nombre. Todo Chile estaba empapelado con afiches en los que estaba escrito “NERUDA COMUNISTA”, “NERUDA TRAIDOR”, forzando al autor a esconderse en distintas localizaciones secretas de su país hasta que verse obligado a abandonarlo.

El exilio y el Premio Nobel de Literatura

Tras su paso por Argentina, Neruda se dirigió a México. Luego, a la Unión Soviética, China y otros países de Europa del Este. En el transcurso de su viaje, escribió poemas de tipo propagandísticos. Gracias a ellos, obtuvo el Premio Lenin de la Paz, aunque, en este periodo, su obra central fue “Odas elementales”.

En 1971, se le concedió el Premio Nobel de Literatura, el máximo galardón internacional, como reconocimiento de su prolífica obra literaria. 

Pablo regresó a Chile dos años más tarde, ya que se encontraba gravemente enfermo de cáncer de próstata, profundamente afectado por la situación política de su país.

El genio artístico de Neruda

Hay dudas y especulaciones en torno a su muerte. El profesor y autor José Daniel Barquero Cabrero ha escrito un ensayo sobre Pablo Neruda y afirma que, días antes de que el poeta fuera ingresado al hospital, los militares allanaron dos de sus casas, confiscando todos sus libros, para destruir muchas de sus colecciones. La Junta Militar mandó a retirar todas sus obras de las librerías y muchas de estas fueron quemadas. Dicha invasión a su privacidad habría tenido consecuencias en su estado de salud, tanto física como emocional.

Independientemente de su postura política, no se puede negar el genio artístico de uno de los más grandes poetas de la historia.

Su vida, lejos de ser aburrida, estuvo colmada de momentos emocionantes, y también de contradicciones, lo que hace aún más intrigante, no solo leer sus poemas, sino recorrer los hechos que forman su apasionante biografía.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura, tres elementos que muy a menudo van de la mano, especialmente en el género de la novela histórica. Lo cierto es que las letras han abordado estos dos asuntos contrapuestos de diferentes maneras, ganándose un rol importante en la...

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Muchas veces habréis oído aquello de «ya está todo escrito» y, por supuesto, lo mismo ocurre con cualquier tema novelable… ¡o sobre el cual redactar un artículo! La cantidad de material publicado sobre worldbuilding es inmensa, y aún lo es más sobre teoría narrativa....

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.