Paz, guerra y literatura

por | Sep 23, 2021 | Notas autobiográficas

Paz, guerra y literatura, tres elementos que muy a menudo van de la mano, especialmente en el género de la novela histórica.

Lo cierto es que las letras han abordado estos dos asuntos contrapuestos de diferentes maneras, ganándose un rol importante en la concienciación de las personas. De hecho, muchos autores confían plenamente en la escritura como forma de difusión de los conceptos y los valores pacíficos. De la misma manera, lo que se escribe tiene la función grabar la memoria de los eventos recordándonos las consecuencias de los sucesos de guerra. Hace pocos días, el 21 de septiembre, fue el Día internacional de la Paz y quise plantearme el rol de la literatura en el desarrollo de la paz.

¿Cuál es el papel de los libros en la difusión de estas importantes nociones dentro de nuestra sociedad?

La educación a la paz a través de la lectura

La educación es la formación que desarrolla nuestro conocimiento, intelecto, razonamiento, así como el progreso de nuestra capacidad moral y afectiva. Por este motivo la educación, así como los libros que son su principal vector, son cruciales en el momento de aprender, formar opiniones y crecer como individuos.

Para que la idea de paz se desarrolle e implemente en nosotros primero hay que enseñar qué es y en qué consiste. Así mismo hay que instruir sobre los hechos bélicos, para que se tome conciencia del extremo al que lleva su opuesto. Como podréis entender es de suma importancia que desde el periodo escolar se lean novelas y libros. Ya que permitirán que desde jóvenes se desarrolle una reflexión acerca de los hechos sucedidos a lo largo de la historia. Generando un debate sobre los eventos y ayudando a las nuevas generaciones a aprender de forma entretenida, como si ellos mismos lo hubieran vivido.

La empatía es una de las claves no solo en la escritura, sino en la misma existencia, y a través de las novelas se puede impartir este sentimiento tan noble, que nos ayuda a comprender con profundidad y a recapacitar acerca de las acciones humanas.

Un ejemplo de literatura para formar a los más chiquitos a través de la literatura es “Rain of Fire” (Lluvia de fuego), un libro infantil de la autora estadounidense, Marion Dane Bauer. Trata sobre la Segunda Guerra Mundial. El personaje principal es Steven, un niño cuyo hermano Matthew ha ido a la guerra y vuelve muy cambiado. Frío, distante y completamente reacio a hablar sobre  su experiencia. A lo largo de la trama el niño piensa en aquellas historias de heroísmo, que ya no le parecían tan sorprendentes. Descubre las mentiras edulcoradas que las milicias le cuentan a los pueblos. Bauer está convencida que el cambio hacia un mundo pacífico empieza por uno mismo.

No debemos olvidar que a través de las palabras escritas nos entretenemos y aprendemos adoptando nuevos puntos de vista.

El trono de barro, una novela de paz y guerras

La literatura nos da la posibilidad de realizar un análisis. En el caso de la novela histórica este análisis se realiza a partir de eventos pasados como pueden ser las guerras. Por ende, la literatura nos puede ayudar a observar los hechos desde otra perspectiva y con la información que tenemos actualmente.

Los escritores somos capaces de crear una memoria y dejar un libro que vivirá eternamente para no olvidar la historia y no cometer los mismos errores del pasado.

En una de mis novelas “El trono de barro” trato este tema. Hablo sobre la vida de Francisco de Sandoval, el duque de Lerma que pertenecía a una familia de la nobleza española. Sus padres eran Francisco Gómez de Sandoval y Zúñiga, marqués de Denia, e Isabel de Borja y Castro, hija del santo jesuita Francisco de Borja.

Francisco de Sandoval y el pacifismo

Francisco de Sandoval fue conocido por ser pacífico y muy prudente respecto a sus dictámenes. En 1592 fue designado para formar parte de la casa del príncipe Felipe II y allí comienza la amistad entre ambos. Comenzó a ejercer una gran influencia sobre el príncipe y finalmente cuando subió al trono como Felipe III. Quiso tener como amigo, consejero y mano derecha a Francisco de Sandoval, quien a partir de ahí se transformó en un personaje crucial para la política española de ese momento. Consiguió controlar el reino y tomar él solo todas las decisiones políticas entre 1599 y 1618.

El “Pacifismo” fue por lo tanto la cualidad más destacada de su política exterior. Se puede evidenciar en los tratados internacionales que buscó impulsar con miras hacia una “Pax Hispánica” y lograr así reformar la Monarquía bélica de aquellos tiempos. Los eventos más importantes de su mandato se produjeron en 1609 con la firma de la tregua con los Países Bajos.

En mi novela deseo contaros esta extraordinaria historia y mostrar que hay otra forma de gobernar. Han existido personas con poder que han optado por otros caminos a la hora de resolver conflictos y hacer política, como el duque de Lerma.

Un proceso cultural hacia la paz

Un proceso de pacificación no implica únicamente un cambio político en las mentalidades de los gobernantes, sino también un cambio en el paradigma social en cuanto a  cómo concebimos la guerra y qué es necesario hacer a partir de ahora para llegar a la paz. La paz es un destino, es un largo camino y es una forma de vivir y contemplar el entorno que nos rodea, la paz sobre todo es esperanza. Comienza con el respeto hacia uno mismo y hacia otros.

Creo en una educación global de la paz y que se desarrolle una cultura de ella. A través de la literatura, la poesía y el arte en general, se pueden crear puentes entre culturas y naciones.

¡Que los libros sean una contribución para la paz!

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Cuando pensamos en los protagonistas de Roma siempre nos vienen a la mente sus grandes emperadores. Julio César, Adriano, Tiberio o Marco Aurelio aparecen en infinidad de novelas históricas, de hecho Nerón fue el emperador del Imperio Romano en la época en que se...

Personajes arquetipos: ¿Hay que huir de ellos?

Personajes arquetipos: ¿Hay que huir de ellos?

Aunque la literatura es un arte complejo y lleno de matices, todos ellos igual de importantes, estaréis de acuerdo conmigo en que los tres elementos más importantes a la hora de crear una novela son el argumento, el escenario (en el espacio pero también en el tiempo)...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *