¿Por qué es tan apasionante la novela histórica? ¡Aquí te lo contamos!

por | Dic 23, 2020 | Novela histórica

Esta pregunta tiene múltiples respuestas. En este post te daré algunas claves sobre uno de mis amores más profundos, la novela histórica. Seguro que compartirás mi afición. 

Pienso que hasta ahora la novela histórica es lo más parecido a una máquina del tiempo que ha inventado el ser humano. Basta con abrir las páginas de una buena novela de este subgénero narrativo para que empieces a escuchar en tu fuero interno como empieza a rugir grandilocuentemente el motor del DeLorean que todos tenemos en la mente. Después, basta con abandonarse en la lectura, con dejarse llevar de la mano del narrador de turno, ataviarse con un traje de época para que no nos reconozcan y disfrutar la experiencia. 

La novela histórica no es un libro de historia; flaco favor te haría diciendo que la literatura suplirá con rigor a la ciencia social que nos permite formarnos sobre el pasado: aquellos que no lo recuerdan, están condenados a repetirlo. Sin embargo, podríamos coincidir en que la novela histórica nos deja una puerta abierta para que nos interesemos por la Historia, nos invita a vivir momentos de una forma que puede resultar más amable, menos académica, porque reitero, no es su oficio darnos lecciones; por ello, desde su atalaya de la ficción, un autor nos entrega datos que pueden ser ciertos, o no, y los cuales nos ayudarán a tener una visión más amplia del mundo.

En el caso de algunos docentes de literatura que conozco promocionan este tipo de lectura entre padres y jóvenes, pues muchos títulos tienen gran fuerza y permiten esa aproximación ya señalada a aspectos históricos que pueden ser relevantes para las asignaturas de Historia, Literatura o la vida misma, pues la literatura, sin duda es cultura. ¡Debemos fomentar la lectura!

novela histórica

Una historia, un viaje… una novela histórica 

Otra de las razones que me motiva a leer novela histórica es viajar. Y cómo no, si un buen viaje enriquece nuestras vidas. Moverse, en este caso, a lugares que no podremos visitar físicamente porque están situados en tiempo y forma muy lejos de nosotros me resulta profundamente atractivo. Podremos ir al Coliseo Romano, visitar Atenas y sus ruinas, pero el viaje que realizas al sumergirte en una buena novela histórica no es comparable, siempre en el mejor sentido: ¡leer compensa más!

Si el libro es bueno, si el escritor fue riguroso al investigar, si el libro es capaz de poner combustible al DeLorean, podríamos recrearnos en el modus vivendi de la comunidad visitada. Apasiona recrear en nuestras mentes las grandes locaciones descritas: pasear por un antiguo mercado y conocer los alimentos y enseres que allí se vendían, la música que escuchaban, a los juglares declamar, identificar los olores, y todo eso mientras observas cómo se teje una red de intrigas alrededor del personaje principal, es un dos por uno que solamente da la novela histórica.

De la misma forma, se puede visitar un palacio, una escuela, una plaza e imaginar los trajes de la época bellamente descritos, los cuales nos hablan de las telas, las texturas, los patrones… Un buen escritor nos devela la moda y el modo de vestir de la época. Con el poder creador de su pluma (o su teclado, según sea el caso) nos da un billete con el que presenciar la belleza de los diversos oficios ancestrales, o puede situarnos entre los fieles servidores de la inalcanzable Cleopatra para, desde la distancia corta, admirar su belleza y caer rendidos ante su poder.

¿Y qué más es la novela histórica? 

La novela histórica resulta tremendamente democrática y universal, ahí radica su éxito: las hay para todos los gustos; podemos hacer con ella un recorrido por todos los momentos cumbre de la Historia, locales, regionales, nacionales, internacionales, continentales y mundiales. 

Cómo no iba a rendirse la comunidad lectora que cada día crece más ante la novela histórica, si nos ha llevado a presenciar hechos que han cambiado nuestra forma de concebir la convivencia, la civilización, tales como las Guerras Mundiales. Nos ha invitado a conocer de cerca a tiranos como Hitler o Musolini, a vivir el horror, la tristeza y el dolor encarnado de la lucha antiterrorismo en España, a conocer las victorias y derrotas en ultramar de los conquistadores, a recorrer todos los caminos que conducen a Roma, a conocer a los emperadores, a coexistir con la realeza francesa, inglesa, portuguesa y española; a padecer las guerras entre árabes y cristianos, a padecer los horrores de la inquisición…

La novela histórica es valiente, está hecha con una madera similar a la del periodismo, no tiene miedo a investigar tema alguno. Se ha atrevido a mostrar los secretos mejor guardados de los palacios, a correr cortinas en el propio Vaticano, a meterse en las entrañas de las operaciones terroristas, a descifrar los enrevesados códigos de operaciones militares.

La novela histórica es sensible, pero también aguerrida; ha vestido la piel de los condenados a morir en las decenas de campos de concentración, se ha metido en las trincheras de las incontables guerras, se ha subido a los carruajes de los grandes como Marco Polo o los humildes rebaños de un pastor. Nos da la oportunidad de ver que el ser humano, al igual que la historia, son cíclicos y por ende, no cambian. 

novela histórica

La pasión de la novela histórica

Cómo no iba a apasionarme la novela histórica si me ha contado la historia de la mujer que nadie cuenta, una historia de verdad en la que ella han construido el mundo codo a codo con el hombre, en la que, con atuendo de maestra, abandonó el afecto familiar para ejercer su vocación en África, con atuendo de religiosa viajó a América a entregar su servicio, con atuendo de madre a llorado a los hijos caídos durante la Guerra Civil.

Podría enumerar muchas más razones para recomendar la lectura de los miles de ejemplares de novela histórica producidos por manos españolas y por qué no, de otros muchos países, pero no deseo quitarte el placer de elegir qué leer; Hay excelentes exponentes de la novela histórica en lengua inglesa, francesa y alemana. Así que te animo a consultar en tu librería más cercana, ¡apoyemos a los libreros! Si prefieres comprar en línea, también hay multitud de opciones. Aquí te dejo este artículo para que puedas obtener recomendaciones interesantes si no tienes claro por dónde empezar. 

No dejes de consultarme cuáles son tus razones para tener pasión por la novela histórica. Comparte tus comentarios y reflexiones. 

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura, tres elementos que muy a menudo van de la mano, especialmente en el género de la novela histórica. Lo cierto es que las letras han abordado estos dos asuntos contrapuestos de diferentes maneras, ganándose un rol importante en la...

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Muchas veces habréis oído aquello de «ya está todo escrito» y, por supuesto, lo mismo ocurre con cualquier tema novelable… ¡o sobre el cual redactar un artículo! La cantidad de material publicado sobre worldbuilding es inmensa, y aún lo es más sobre teoría narrativa....

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.