Cómo empezar bien una novela. Esta es una de las preguntas más recurrentes que me encuentro, ya sea en el programa del Método PEN, en charlas, en cursos gratuitos… Y no es ninguna pregunta absurda, todo lo contrario. Del modo como empieces tu novela va a depender, directamente, que enganches a tu lector o que se te escurra entre los dedos.

Es un tema al que ya le dediqué un vídeo hace tiempo, pero que ahora he querido volver a tratar para dar algunos consejos más concretos sobre tres aspectos que debes tener en cuenta a la hora de empezar bien tu novela, a saber: marco de circunstancias, conflicto y personajes.

Cómo empezar bien una novela: El marco de circunstancias

Esto vendría a ser algo así como las coordenadas GPS de tu novela. Deja que me explique.

Tu lector no puede estar perdido en cuanto a dónde y cuándo se desarrollan los acontecimientos que le vas a estar contando. Es importante que se ubique, que tenga una noción clara de dónde acaba de aterrizar. Es lo que también se llama contexto.

Imagina que de repente desapareces del lugar en el que estás y te materializas en otro diferente. ¿Te sentirías cómodo? Seguramente me vas a decir que estarás más preocupado por saber cómo has llegado hasta ahí, y estoy de acuerdo. Pero para encontrar la respuesta a ese cómo antes has de saber dónde y cuándo estás.

El lector tampoco está cómodo sin saber dónde se mete en un libro. Para evitar este problema tienes dos recursos que has de utilizar.

Espacio narrativo

El espacio narrativo puede hacer referencia a varios aspectos, todos ellos relativos a los lugares en los que se desarrolla tu historia. En este caso, necesitas explicarle al lector dónde se encuentra, en qué lugar.

Imagina que escribes una novela histórica. ¿Dónde se desarrolla? ¿En Roma? ¿En Grecia? ¿En el Reino de Aragón? El lector necesita conocer dónde se va a desarrollar la historia para comprender los acontecimientos que se le van a contar y poder ponerlos en contexto.

Cómo empezar bien una novela, el ejemplo de Star Wars

Si ves cualquier película de Star Wars, los guionistas se preocupan mucho de que el espectador sepa en qué planeta se encuentran los personajes en cada momento</center

Tiempo

De nuevo, el tiempo narrativo puede hacer referencia a varios aspectos. Existe un tiempo interno y también un tiempo externo en tu novela, por citar solo dos casos. Para lo que nos ocupa en este artículo, que es ver cómo empezar bien una novela, con el término “tiempo” me refiero al momento histórico en el que tu historia tiene lugar.

No te equivoques, no vayas a pensar que como hablo de “momento histórico” esto vale solamente para la novela histórica. Para nada… Tu lector necesita saber si la historia que va a leer transcurre durante los años de la transición de la dictadura de Franco a la democracia. O si se encuadra durante los años de la Guerra Fría.

Por que no basta con saber “dónde”. No es lo mismo el León del s. XI, bandera de los reyes cristianos en la Península Ibérica que el León de finales del s. XX. Vamos, es que no tiene nada que ver una ciudad con la otra.

De modo que ten esto claro si quieres saber cómo empezar bien una novela: tu lector necesita que le des unas coordenadas de lugar y tiempo.

Sobre este tema del marco de circunstancias, te invito a que veas este vídeo de mi canal de youtube.

Cómo empezar bien una novela: el personaje es clave

Quiero que pienses por un momento. Cuando escribes una novela, ¿qué es lo que quieres llevarle al lector? Seguramente me digas que lo que quieres es contarle una historia. Correcto. Pero la historia no funciona por sí sola en una novela. Te aconsejo que leas este artículo sobre cómo escribir una novela en el que explico muy brevemente los aspectos más básicos de la escritura de una novela.

Lo que quiero decirte es que la historia es relativa a uno, o varios, personajes. Lo que tú quieres contar no es una historia. Es una historia sobre un personaje. Algo que vive un personaje. O mejor dicho, algo que viven varios personajes, porque difícilmente tendrás una novela en la que haya un solo personaje.

Cómo empezar bien una novela: presenta a tu personaje

Una de las mejores presentaciones de personaje en el cine de los últimos años es la del Dr. Schultz en Django desencadenado, de Tarantino</center

Asegúrate de que el lector empatiza con el personaje

De esto se deduce que tienes que presentar a tu personaje al lector: “Lector, este es mi personaje”.

Dicho así igual te parece medio absurdo, pero es fundamental que el lector conozca a tus personajes principales lo antes posible. En realidad, leemos porque somos voyeristas. Ya sabes, nos gusta contemplar la vida de los demás (que se lo digan a Tele5…).

Por tanto, asegúrate de que el lector conozca a tu personaje y, si es posible, que empatice con él cuanto antes. Sí, en el principio de tu novela. Si no sabes cómo hacerlo, estás tardando en leer este estupendo artículo de la doctora en psicología María Beltrán sobre la relación entre los personajes y el lector.

El conflicto, o cómo empezar bien una novela y enganchar al lector

Esto es la madre del cordero. Porque estamos hablando de cómo empezar bien una novela, pero no hemos explicado qué significa empezar bien una novela.

¿Cuándo consideramos que una novela empieza bien? Cuando nos ponemos a leer esa novela y ocurren cosas que nos crean interés por seguir leyendo.

De modo que tu principal objetivo al inicio de tu novela debe ser crear en el lector interés para que siga la lectura. Necesitas, sí, colocarlo en unas coordenadas de espacio y tiempo. Y necesitas también presentarle, al menos, a alguno de los personajes sobre los que les vas a estar hablando durante las muchas páginas de tu libro.

Pero si solo le das eso, y no le das un motivo por el cual quiera leer la historia de ese personaje, siento decirte que tu novela empezará mal. Y para conseguir ese efecto, el conflicto narrativo es la mejor fórmula.

Cómo trabajar bien el conflicto narrativo

He hablado ya muchísimo en este blog sobre el conflicto narrativo, así que voy a darte un listado con los enlaces en los que trato este tema y un breve repaso de qué trato en cada uno de ellos.

Cómo construir un conflicto narrativo: Este primer artículo muestra los elementos básicos que necesitarás si quieres que tu conflicto funcione correctamente. Hay más, pero si esto falla, olvídate de que tu novela funcione. Centramos el artículo en plantear una serie de preguntas prácticas para que puedas construir un conflicto potente.

Los 9 tipos de conflicto narrativo para tu novela: Existen nueve tipos de conflictos en los que puedes centrar tu obra. En este artículo te hago un breve resumen de cada uno de ellos. Ten en cuenta que el conflicto narrativo es el corazón de tu novela, por lo tanto tiene que bombear con fuerza durante toda tu historia. Esto quiere decir que la tu novela tendrá que basarse, necesariamente, en uno de estos 9 tipos de conflicto.

Qué es y cómo usar un detonante en tu novela: El detonante es la chispa que va a dar comienzo a tu historia. Y lo hace poniendo en marcha el conflicto narrativo. Si quieres empezar bien tu novela, necesitas un detonante adecuado: potente y claro. De nuevo, un artículo basado en preguntas prácticas para que puedas trabajar el detonante de tu novela.

Los personajes y la evolución del conflicto narrativo: Te decía hace un rato que los personajes tienen que aparecer al inicio de tu novela. Pero no solo para que el lector los conozca: también porque están íntimamente ligados con el conflicto que prepares en tu novela. Este artículo te mostrará, de nuevo en base a preguntas prácticas, de qué modo los personajes y el conflicto tienen que evolucionar de la mano.

La fuente del conflicto narrativo: Este es el último artículo que he dedicado a la construcción de conflictos. En él trato un problema habitual: ¿de dónde saco las ideas para mis conflictos? Es bastante más sencillo de lo que puedas creer, así que échale un buen vistazo.

Cómo empezar bien una novela: conclusión

Como cualquier otro elemento de una novela, el inicio has de cuidarlo. Una novela se construye a base de técnica narrativa. Necesitas conocer qué herramientas, qué elementos, qué aspectos literarios hace que tu novela funcione o fracase.

Necesitas, por lo tanto, formarte. Estoy convencido de que este artículo te ha aportado muchísima información y consejos útiles sobre cómo empezar bien una novela. Pero no caigas en el error de pensar que, solamente haciendo esto, el inicio de tu novela ya va a ser bueno.

Lo que acabo de mostrarte son aspectos básicos que deberías tener en cuenta para que tu novela empiece bien. Y cuando digo básicos quiero decir “básicos”. Esto no es ni siquiera el abecedario, si no las vocales. Si en este artículo has encontrado herramientas que desconocías, consejos que desconocías y que te van a ayudar a escribir mejor el inicio de tu novela, me alegro enormemente. Para eso lo he escrito.

Pero no pierdas de vista que, si lo que te cuento en apenas quince minutos de lectura te cambia la forma de enfrentarte al inicio de tu novela, eso significa que te queda mucho por aprender y que deberías enfocar tus esfuerzos no en la escritura de esa novela que te ronda la cabeza, sino en tu formación como escritor. Busca un buen programa formativo para escritores, uno impartido por un buen profesor, con un buen temario. Y dedícate a aprender ese oficio de escritor, porque, al fin y al cabo, a eso es a lo que quieres dedicarte, ¿verdad?

RSS
Instagram